disfuncion-erectil-mitos-verdades

DISFUNCIÓN ERÉCTIL: MITOS Y VERDADES

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on google
Google+
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print

En este artículo, dedicado al tema de la disfunción eréctil, más conocida como impotencia, se aborda un tema que al igual que otros que afectan a la esfera sexual, tienden a ocultarse, renunciando en muchos casos, a buscar ayuda médica para su resolución.

En general, cualquier problema de salud que tenga que ver con la función genitourinaria, suele taparse y mantenerse como un gran secreto, que incide en mayor o menor medida en la vida del afectado, pero para el cual, paradójicamente, no se busca tratamiento.

Así, problemas tales como la incontinencia (urinaria o fecal), las infecciones que afectan al área excretora o reproductora y, especialmente, las enfermedades de transmisión sexual, al igual que las alteraciones ligadas a la esfera del sexo, incluyendo desde la disfunción eréctil hasta la incapacidad para conseguir el orgasmo, entre otras muchas, tienden a “sufrirse en secreto” (como decía el anuncio), olvidando u obviando su repercusión en la calidad de vida de la persona afectada.

En el caso de la disfunción eréctil, que es el tema tratado en este artículo, su origen y sus repercusiones varían notablemente de unos sujetos a otros.

Obviamente (ya empezamos con las obviedades), si ese problema no se trata de forma adecuada, o simplemente se opta por los “remedios naturales” (a todos lados llega la química con su infinidad de maldades, como te habrás dado cuenta), el citado problema seguirá estando ahí, e incluso, empeorará, con lo cual su tratamiento (si es que finalmente el afectado se decide a buscar ayuda) será cada vez más complejo.

Salvo el alcohol, y más en concreto el vino, que según dicen mejora con el tiempo, todo lo demás, incluyendo los problemas ligados al bienestar de la persona, a medida que pasan los meses y los años, tienden a empeorar, especialmente cuando no se les pone tratamiento, pues en el caso concreto de la disfunción eréctil, es considerado un tema tabú.

Si lees los artículos que publico habitualmente (algo muy recomendable, que nos beneficia a ti y a mí, siendo sinceros), te habrás percatado que hay 2 tipos de problemas ligados a la salud que habitualmente se niegan u ocultan:

Analizar la razón de esa negación daría como para escribir un auténtico tratado, cosa que no pretendo hacer con este simple artículo.

Ya, sin más preámbulos, entramos “en harina”.

 

Concepto

La disfunción eréctil, mal llamada impotencia, es la incapacidad persistente para conseguir o mantener una erección que permita una relación sexual satisfactoria. Clic para tuitear

Si recuerdas el artículo en el que te hablaba de la hipertensión arterial, uno de los puntos en común entre ambas afecciones, es la persistencia en el tiempo.

En el caso de la disfunción eréctil, esta incapacidad debe repetirse durante un mínimo de 3 meses.

En este punto conviene tener presentes 2 ideas importantes:

  • Por un lado, la presión psicológica que sufre el afectado y que le hace estar pendiente de si se produce la erección o no, tiende a favorecer su no aparición.
  • Por otra parte, cuando el afectado comprueba que es un problema que se mantiene en el tiempo, el hecho de no buscar ayuda médica, sólo empeora el cuadro.

Probablemente te preguntes que por qué la postura de “aquí a callar”, agrava esta alteración.

La respuesta es bastante simple:

  • Influye a nivel psicológico: pérdida de autoestima y sensación de poca virilidad.
  • Puede ser el primer síntoma de una patología más grave (problemas metabólicos, tipo diabetes, o problemas cardiovasculares).

Así pues, con la disfunción eréctil ocurre como con numerosos problemas de salud: ni es bueno estar todo el día observándose, ni tampoco dejarlo a su libre albedrío.

Por lo tanto, a pesar del estigma que acompaña a este problema, no hay nada que lo diferencie de otros cuadros patológicos:

“Y es que tan malo es pasarse, como no llegar”.

 

Población afectada 

La disfunción eréctil afecta a 1 de cada 5 hombres, siendo más frecuente en hombres de más de 40 años. Clic para tuitear

Entre los 40 y los 70 años, se ha comprobado que el 30% de los varones sufren algún grado de disfunción.

En España afecta aproximadamente a 2 millones de hombres, pero menos del 20% buscan ayuda médica.

Aproximadamente el 49% de los afectados retrasa la visita al médico hasta 1 año desde que aparecen los primeros síntomas.

Más datos en el siguiente vídeo:

Otro punto importante y, especialmente novedoso, es que se ha encontrado una relación directa entre higiene dental y disfunción eréctil, tal y como indica el siguiente tweet:

La presencia de determinadas enfermedades como la diabetes, predispone a sufrir esta alteración (vuelve al apartado anterior si es preciso).

En este sentido 1 de cada 5 varones diagnosticados de disfunción eréctil presentan valores glucémicos que se asocian a un estado de prediabetes.

Otras patologías como el asma, van ligadas a mayores tasas de disfunción eréctil, comparadas con población sana.

También se ha comprobado que las consultas por problemas de erección casi se duplican tras las vacaciones.

 

Origen 

Como has leído con anterioridad, esta disfunción sexual puede tener un origen muy diverso e incluso acompaña a ciertas patologías.

Teniendo en cuenta que la erección peneana se produce a través de un complejo mecanismo en el que intervienen componentes de varios sistemas:

  • endocrino
  • nervioso
  • circulatorio

cualquier problema que afecte a uno de los sistemas citados, va a interferir en el mecanismo de erección, y por lo tanto, puede provocar una disfunción eréctil más o menos marcada.

A grandes rasgos, esta afectación puede ser debida a:

  • Causas psicológicas.
  • Alteraciones anatómicas.
  • Alteraciones genitourinarias, infecciones.
  • Problemas cardiorrespiratorios, vasculares, hormonales.
  • Causas farmacológicas.
  • Problemas neurológicos.

En el siguiente esquema interactivo se analizan de forma más detallada la etiología (nombre técnico que se usa para referirse al origen de una enfermedad) de esta disfunción.

 

Teniendo en cuenta su origen, se distingue entre:

  • Disfunción eréctil orgánica: es debida a problemas físicos de distinto tipo.
  • Disfunción eréctil psicógena: no hay problemas físicos que justifiquen su aparición.
  • Disfunción eréctil mixta: incluye factores tanto físicos, como psíquicos.

 

Síntomas y consecuencias 

Los síntomas de la disfunción eréctil, aunque puedan parecer muy evidentes, tienen que ver con los cambios que se producen en la calidad de la erección.

Pueden darse las siguientes situaciones:

  • Dificultad para alcanzar la erección, con independencia de que esta se consiga o no.

Se hace referencia tanto al esfuerzo, como al tiempo que es necesario invertir hasta conseguirla.

  • En otros casos, la erección es más débil o menos rígida, lo que se traduce en menor fuerza y duración de la misma.

Habitualmente esta situación suele aparecer al comienzo del trastorno.

  • Menor frecuencia en las erecciones espontáneas que se producen por las mañanas
  • Desaparición de la erección al cambiar de postura, sin haber llegado al orgasmo.
  • Consecución de una eyaculación precoz con una erección incompleta.

La disfunción eréctil como su propio nombre indica, afecta exclusivamente a la capacidad de erección, sin que se vean implicadas otras facetas de la relación sexual:

  1. Deseo sexual.
  2. Orgasmo.
  3. Eyaculación.

Algunos expertos, clasifican esta disfunción en 3 categorías:

  • Leve.
  • Moderada.
  • Grave.

Nunca deben olvidarse los numerosos factores capaces de provocar una alteración.

Con independencia del tipo de disfunción eréctil que presente el afectado, bien sea orgánica, psicógena o mixta, este sufre un gran estrés psicológico, que como imaginarás, disminuye su calidad de vida en general, y por supuesto, deteriora su relación de pareja.

No es infrecuente la aparición de sentimientos, tales como:

  • Ansiedad.
  • Miedo.
  • Inseguridad.
  • Vergüenza.
  • Pérdida de autoestima.

A esto hay que unirle el habitual rechazo que suele producir el hecho de tener que consultar al médico, lo cual se traduce en que se acude a los servicios de salud con una tardanza importante en la mayoría de los casos.

 

Diagnóstico 

Por si no lo he dicho todavía, la disfunción eréctil tiene tratamiento, como la mayoría de los trastornos que afectan a la esfera sexual.

Obviamente (seguimos con las obviedades), para poner un tratamiento se requiere un diagnóstico previo.

Para empezar existe el denominado Test de Salud Sexual IIEFE5 (Índice internacional de Función Eréctil), que puede realizarse el propio afectado.

Este test evalúa los posibles problemas de erección ocurridos durante los últimos 6 meses.

Un adecuado diagnóstico requiere realizar una buena historia clínica (obvio).

Para ello, es necesario seguir los siguientes pasos:

  • Entrevista con el paciente.
  • Conviene que dicho paciente se realice el autotest que te acabo de comentar.
  • Determinación de si el afectado está incluido en alguno de los siguientes grupos de riesgo:
    • Mayor de 50 años.
    • Mayor de 40 años con 2 o más factores de riesgo cardiovascular.
    • Diabético.
    • Hipertenso.
    • Presencia de patología prostática (especialmente si ha sido operado).
    • Antecedentes de traumatismos pélvicos o perineales.
    • Presencia de enfermedades de transmisión sexual.
    • Obesidad.
    • Hábito tabáquico (fumador, para entendernos).
    • Depresión.
    • Ansiedad.
    • Elevado consumo de alcohol.
    • Consumo de otras sustancias de abuso (drogas diversas sería la interpretación).
  • Petición de analítica con medida de determinadas hormonas.

En función de cada caso, puede que sea necesario solicitar otras pruebas complementarias.

En el siguiente vídeo se analiza esta disfunción sexual, haciendo especial hincapié en que su detección temprana permite evitar problemas mayores, ligados casi siempre a la esfera cardiovascular.

 

Tratamiento 

Ante una disfunción eréctil existen diferentes opciones terapéuticas:

  • Psicoterapia.
  • Farmacoterapia.
  • Ondas de choque.
  • Dispositivos de vacío.
  • Prótesis peneana.
Teniendo en cuenta que el origen de esta alteración puede ser muy diverso, puede que sea necesario usar una terapia u otra, o incluso la combinación de varias. Clic para tuitear

Abordaje psicoterapéutico 

En este vídeo se analiza el componente psicológico implicado en esta disfunción y la importancia que tiene un adecuado enfoque y manejo del mismo, de cara a evitar el problema en la erección.

Farmacoterapia 

La disfunción eréctil puede tratarse con medicamentos, los cuales incluyen:

  • Sustitutivos de la testosterona.
  • Fármacos de administración tópica, que mejoran la llegada de sangre al pene, permitiendo una erección continua durante un determinado período de tiempo. En este grupo se incluye un fármaco denominado técnicamente alprostadilo.
  • Fármacos de administración oral, que permiten la llegada de sangre al pene, lo que produce una erección cuya duración depende del fármaco elegido. El primero de estos fármacos que salió al mercado fue el denominado técnicamente, sildenafilo, más conocido por su nombre comercial Viagra.

En la siguiente presentación puedes encontrar más información sobre los diferentes fármacos útiles para tratar este problema.

Dispositivos de vacío

Es un sistema capaz de provocar un vacío en el pene, favoreciendo su llenado de sangre, y por lo tanto, su erección.

Más información en el artículo “Bomba de vacío para la disfunción eréctil ¿cómo funciona?

Ondas de choque

Este tratamiento se basa en el empleo de ondas de baja energía, las cuales al ser aplicada en la región genital permiten la formación de nuevos vasos sanguíneos (este proceso se conoce técnicamente como angiogénesis); se consigue así restaurar el mecanismo de erección.

Más información en el siguiente artículo: “Ondas de choque para la disfunción eréctil ¿en qué consiste?”.

El vídeo que puedes ver a continuación, describe de forma concisa el mecanismo en el que se basa esta forma de tratamiento.

Por último, señalar que según diferentes expertos, esta opción terapéutica se ha convertido en una posible solución a largo plazo, ya que si pudiese  aprovecharse todo su potencial, significaría la curación de esta disfunción.

Cirugía y prótesis

Mediante cirugía se coloca una prótesis de pene, que permite que el afectado solucione su problema de disfunción. Clic para tuitear

Como imaginarás el recurso a una prótesis se plantea cuando ninguna de las opciones anteriores han dado resultado, o en casos muy concretos, donde por diversos motivos estas opciones no resultarían de utilidad.

En este artículo tienes más información.

 

¿Cómo elegir el tratamiento? 

Si has leído todo lo anterior acerca de las diferentes opciones de tratamiento (se supone que sí), te habrás percatado de que hay tratamientos “más cómodos” y otros no tanto.

Las diferentes terapias se clasifican en diferentes líneas en función de que resulten “más o menos artificiosas o invasivas”.

Se distingue entre:

  • Tratamiento de primera línea:
    • Fármacos de administración por vía oral o en crema.
    • Ondas de choque.
    • Dispositivos de vacío.
  • Tratamiento de segunda línea:
    • Inyecciones intracavernosas.
    • Bastoncillo intrauretral.
  • Tratamiento de tercera línea:
    • Cirugía con implante de una prótesis.

 

Alimentos afrodisíacos

Creo que para terminar este artículo, el tema de los alimentos afrodisíacos que supuestamente estimulan el deseo sexual y mejoran el rendimiento, con independencia de que exista alguna disfunción, no podía faltar.

Este campo es el más idóneo para difundir infinidad de mitos y bulos sobre alimentos o extractos de vegetales que mejorarían tu vida sexual. Clic para tuitear

Si se te ocurre hacer una búsqueda en Twitter, Instagram o el propio Google (no la hagas, no merece la pena), vas a encontrar infinidad de información que confirma las bondades de estos productos.

En más de un artículo, me habréis oído decir que a la hora de buscar información de salud por internet, hay que seguir a profesionales rigurosos.

Pues bien, no creas todo lo que leas en internet, pues muchos de los artículos que proponen tal o cual alimento o producto como un potente afrodisíaco, esconden intereses comerciales de laboratorios dedicados a la producción y comercialización de “estas sustancias”.

En este sentido, vamos a ver que nos dicen sobre este tema 2 grandes nutricionistas como son Juan Revenga y Aitor Sánchez.

Idea clave que imagino que no va a gustar a nadie:

Los alimentos con efecto afrodisíaco no existen.

En este sentido, tradicionalmente se ha considerado que el marisco, el vino, las fresas, el chocolate, …, son afrodisíacos.

La realidad es que ese supuesto efecto, es más que nada una cuestión situacional:

“Imagínate, cena romántica, alimentos caros, compañía, …”.

Es más que nada una cuestión “contextual” y de “sugestión”.

Por otro lado, hay una serie de alimentos, cuyas propiedades afrodisíacas tienen que ver con su forma, la cual recuerda a diferentes atributos sexuales.

Aquí encajarían alimentos tales como plátanos, almejas, higos, fresas, pepinos, … (cuestión de liberar la mente y echarle imaginación e inspiración, así de simple).

Además de estos alimentos, hay otros a los que se les atribuye capacidad excitatoria: miel, ostras, chocolate, cantaridina, sapos del género Bufo y extractos de diferentes vegetales.

Hasta el momento presente, no hay ningún estudio riguroso que avale las supuestas propiedades de estos compuestos.

Y por supuesto, ojo, que al hablar de tales productos no se tiene en cuenta su capacidad para interaccionar con fármacos que la persona esté tomando, ni tampoco que algunos de ellos per se, generan un efecto dañino en el organismo.

Bien, pues llegados a este punto, sólo se puede decir con seguridad que llevar una dieta y mantener una buena salud, son los mejores afrodisíacos que puedes encontrar.

Para ir acabando, hay que señalar otro punto importante y muy ligado a este tema, que tiene que ver con el peso de la persona.

La obesidad no contribuye precisamente a mejorar la vida sexual de nadie, pues se asocia a diversas alteraciones que de una forma u otra potencian la disfunción.

Por lo tanto,  es fundamental conseguir una situación de normopeso, lo cual te hace sentirte mejor, más sano y por tanto, disfrutar de una vida sexual “más rica”.

En este contexto, el ejercicio físico resulta de gran utilidad.

Y ya sí que acabo, recordándote lo que he dicho al principio: cena romántica, compañía, producto caro (cuánto más cueste la cena mejor, y si es en un resort de lujo, ya ni te cuento) y a ser posible alguna película que inspire la imaginación (si es que el bolsillo no te llega para el resort).

Hasta aquí llega la verdad de los alimentos afrodisíacos.

Te aconsejo el artículo “¿Existen los alimentos afrodisíacos?” escrito por Juan Revenga.

Si te interesa el tema echa un vistazo a sus artículos y síguelo en redes sociales o suscríbete a su web.

Finalmente te dejo la intervención de Aitor Sánchez, hablando sobre los mitos de los productos afrodisíacos.

Aitor Sánchez, es otro de los nutricionistas que deberías seguir si no quieres que te la cuelen en temas de alimentación.

Aquí tienes también una colaboración suya en Podcast Tips, dónde también habla sobre este tema.

Bueno, pues si has leído todo lo anterior (cosa muy aconsejable), lo único que puedo decirte es gracias por el tiempo dedicado.

 

 

Respecto a ti, que me lees habitualmente, ya sabes: si te ha gustado, comparte en las redes sociales y deja tu comentario

 

Puntúa este post
cosas-debes-saber-sobre-salud-infancia-ancianidad

¿Vas a seguir negándote una vida más saludable para ti y tu familia?

Únete a la comunidad, rellenando el siguiente formulario, y recibe, directamente en tu correo, consejos sanitarios fáciles y accionables para mejorar tu salud. Además, accederás gratis al ebook, “5 cosas sobre tu salud que debes saber”.

Responsable: Miwebdesalud.com te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Adela-Emilia Gómez Ayala como responsable de la web. Finalidad: gestionar la lista de suscriptores, enviar boletines, promociones y ofertas especiales Legitimación: Consentimiento del interesado Destinatarios: El envío de contenidos a los usuarios está gestionado por Benchmark (https://www.benchmarkemail.com/es/) con sede corporativa situada en EEUU y acogida al acuerdo EU-US Privacy Shield, cumpliendo con los preceptos del Reglamento Europeo de Protección de datos en materia de privacidad y seguridad. Derechos: puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión en info@miwebdesalud.com, así como también puedes presentar una reclamación ante la autoridad de control.

¿TE HA GUSTADO EL ARTÍCULO? ¡COMPÁRTELO EN REDES SOCIALES!
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on google
Google+
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on print
Print
Adela Emilia Gómez Ayala

Adela Emilia Gómez Ayala

• En este blog encontrarás información sanitaria actualizada y contrastada sobre temas de alimentación, enfermedades crónicas habituales, problemas infantiles y geriátricos (ancianos), salud mental, salud 2.0 y cualquier otro tema que resulte de tu interés y tú me propongas.• Farmacéutica dedicada a tareas de formación y asesoramiento; mi lema es "ayudando a mejorar la salud de los demás a través de la web"

Deja un comentario

Miwebdesalud.com te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Adela-Emilia Gómez Ayala como responsable de la web.

Finalidad: gestionar los comentarios que realices en el blog.

Legitimación: consentimiento del interesado.

Destinatarios: SiteGround (proveedor de hosting) dentro de la unión europea. (Política de privacidad de SiteGround)

Derechos: puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión en info@miwebdesalud.com, así como también puedes presentar una reclamación ante la autoridad de control.

Puedes consultar la información sobre Protección de Datos de mi web y mi política de privacidad.

¿Vas a seguir negándote una vida más saludable para ti y tu familia?

Únete a la comunidad, rellenando el siguiente formulario, y recibe, directamente en tu correo, consejos sanitarios fáciles y accionables para mejorar tu salud. Además, accederás gratis al ebook, “5 cosas sobre tu salud que debes saber”.

Responsable: Miwebdesalud.com te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Adela-Emilia Gómez Ayala como responsable de la web. Finalidad: gestionar la lista de suscriptores, enviar boletines, promociones y ofertas especiales Legitimación: Consentimiento del interesado Destinatarios: El envío de contenidos a los usuarios está gestionado por Benchmark (https://www.benchmarkemail.com/es/) con sede corporativa situada en EEUU y acogida al acuerdo EU-US Privacy Shield, cumpliendo con los preceptos del Reglamento Europeo de Protección de datos en materia de privacidad y seguridad. Derechos: puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión en info@miwebdesalud.com, así como también puedes presentar una reclamación ante la autoridad de control.