cabecera-esquizofrenia

ESQUIZOFRENIA: 8 PUNTOS QUE DEBES CONOCER

consejo-farmaceutico-online-profesional

ADELA-EMILIA GÓMEZ AYALA (Farmacéutica)

Esta web tiene el certificado de Portales Médicos (WiS)

La palabra esquizofrenia, prácticamente a todo el mundo le suena a locura.

De hecho, esta patología con toda su variedad de síntomas, ha sido y es, el prototipo de enfermedad mental.

Las enfermedades mentales fueron, y todavía lo son, enfermedades vergonzantes, enfermedades que se ocultan. Un ejemplo de conversación:

  • “Fulanito está malo”.
  • “¡Ah sí!, ¿qué tiene?”.
  • “Pues que está malo”.

En ese “pues que está malo” se resume un conjunto de trastornos, mal vistos socialmente, que hacen entender al interlocutor, que no debe seguir preguntando.

Me atrevería a decir que rara es la familia en la que no hay algún miembro con un trastorno mental,  alguna alteración que afecta a su comportamiento o desempeño en alguna actividad concreta, como la conducción de un vehículo por ejemplo, y se oculta, ¡por supuesto!

Antes, tanto en el medio rural, como en el medio urbano, estas enfermedades se negaban y se procuraba esconder a los enfermos: los famosos manicomios vivían su época de mayor esplendor, aunque también existían las clínicas de reposo (mejor aceptadas socialmente y destinadas a enfermos de otro estrato social), pero en cualquier caso la finalidad era la misma: ocultar al enfermo y su enfermedad.

Hoy, desgraciadamente, ese carácter vergonzante sigue existiendo, especialmente en el medio rural, y obviamente se sigue tapando.

Una persona con esquizofrenia, que ve y oye cosas que sólo están en su mente, es alguien que está loco, y por lo tanto, la mayoría de los integrantes de su entorno próximo y no tan próximo, opta por no hacerle caso.

La propia palabra “loca” (al margen de análisis más sesudos), ya tiene una connotación negativa.

Los enfermos mentales, y especialmente quienes padecen esquizofrenia, han sido sometidos a bromas, desconsideraciones y chanzas de todo tipo, olvidando que por encima de cualquier enfermedad, hay una persona, la cual enferma o sana, merece el mismo respeto que cualquier otra.

Y para acabar con todos estos tabúes, no hay mejor solución que conocer la enfermedad. ¿Cuántas enfermedades, unas catalogadas como  enfermedades mentales y otras no, provocan vergüenza en el enfermo y en su entorno inmediato?. La respuesta sería un «buen puñado», que afectan a distintos aparatos o sistemas.

Centrando el tema en alteraciones que tienen que ver con el espectro mental, cuadros como la enfermedad bipolar, la nomofobia, o incluso un comportamiento difícil que pueda resultar tóxico a la hora de relacionarse con otros, son problemas habitualmente negados, o como mucho, admitidos en el entorno más próximo que rodea al enfermo. 

Saber qué hay de verdad y dónde empieza el mito,  en muchas de las afirmaciones que se hacen sobre las distintas enfermedades en general, y sobre  la esquizofrenia en particular, ayudará a la desaparición del estigma y a la integración del enfermo en la sociedad.

Y para empezar, una vez descrita la situación que acompaña a los trastornos mentales, ya podemos «entrar en harina» y abordar el tema con mayor profundidad.  

¿Qué es la esquizofrenia?

La esquizofrenia   es un diagnóstico psiquiátrico que abarca un amplio grupo de trastornos mentales crónicos y graves, caracterizado a menudo por conductas que resultan anómalas para la comunidad y una percepción alterada de la realidad.

Etimológicamente la palabra proviene del griego, y está formada por skhizein (escindir, separar) y phren (mente, alma, entrañas), por lo que esquizofrenia significa mente separada o escindida.

Esta denominación se introdujo hace un siglo para referirse a un conjunto de cuadros clínicos, caracterizados por una severa y duradera afectación de funciones psíquicas, que tienen que ver con el pensamiento, los afectos o los comportamientos.

esquizofrenia-oms

Según la OMS:

la esquizofrenia es un trastorno mental grave, caracterizado por una distorsión del pensamiento, las percepciones, las acciones, el lenguaje, la conciencia de sí mismo y la conducta.

¿En qué consiste la esquizofrenia?

Como ya se ha comentado, el significado de la palabra es «mente fracturada», lo que implica que se producen cambios en la estructura normal del pensamiento.

Técnicamente, la esquizofrenia pertenece a un grupo más amplio de trastornos mentales conocidos como PSICOSIS, las cuales se caracterizan por una afectación severa de la relación con la realidad.

Esa pérdida de contacto con la realidad, será la que justifique buena parte de la sintomatología que experimentan estos enfermos. Clic para tuitear
esquizofrenia-mente-fracturada

En quienes padecen esta enfermedad, el pensamiento y la percepción, se desordenan, se confunden y acaban volviéndose caóticos, lo que hace que el enfermo difícilmente conecte con el medio que lo rodea

En líneas generales, para la población general, que no tiene por qué conocer esta patología, no la conoce y además, la considera como algo vergonzante, alguien que ve y oye cosas que solo están en su mente, habla solo y tiene un comportamiento, un tanto "raro", solo puede ser alguien que está loco.

El término esquizofrenia apenas tiene 100 años de vida pero esta enfermedad es tan vieja como el hombre, y hoy sabemos que aquellos a los que antaño se llamaba locos, lunáticos, poseídos, endemoniados y que, a veces, acababan en alguna hoguera o perseguidos y maltratados por el resto de las personas, no eran sino enfermos con esquizofrenia.

LA ESQUIZOFRENIA: DE LA INCERTIDUMBRE A LA ESPERANZA.

Para finalizar este punto, habría que hablar del denominado TRASTORNO ESQUIZOAFECTIVO, que podría resumirse fácilmente en el hecho de que cualquier procesa con posibilidades de complicarse, lo más probable, es que acabe haciéndolo.

Pues bien, en este tipo de trastorno, la persona afectada muestra el pensamiento desorganizado propio de la esquizofrenia, a lo que hay que unir los cambios en el estado anímico que acompañan a procesos que afectan a dicho estado, como podría ser la depresión o la enfermedad bipolar.

¿Por qué se produce la esquizofrenia?

Interesante pregunta, aunque la realidad es que su respuesta no es fácil.

En principio se sabe que hay distintos factores, que cuando están presentes en determinadas personas, favorecen la aparición de esta enfermedad, sin que exista una anatomía patológica o unos marcadores biológicos que permitan confirmar el diagnóstico, por lo que los síntomas son decisivos.

Hay que admitir que cuando «empieza la esquizofrenia», en lo que podríamos decir, en esa etapa en la cual la persona comienza a tener un comportamiento anómalo, esa falta de certeza a la hora de establecer un diagnóstico, es un foco de angustia para todos los implicados (familia y posible paciente).

Aunque se verá con más detalle, a grandes rasgos, puede decirse que los factores implicados en el origen de la esquizofrenia incluyen:

  • ¿Qué pasa en el cerebro con la esquizofrenia?
  • Esquizofrenia y genética.
  • Alteraciones durante el embarazo o el parto.
  • Circunstancias ambientales.
  • Drogas y otras sustancias tóxicas.
  • Incumplimiento del tratamiento.

¿Qué pasa en el cerebro con la esquizofrenia?

Intentar explicar el funcionamiento del sistema nervioso, y por consiguiente del cerebro, no es tarea fácil, pero intentaremos hacerlo de la forma más sencilla posible.

esquizofrenia-neurotransmisión

El cerebro funciona mediante unas sustancias químicas, llamadas neurotransmisores, que van pasando información de unas neuronas a otras. El lugar donde se produce ese «salto» para pasar de una neurona a otra se conoce como sinapsis.

Hay diferentes neurotransmisores, en el caso de la esquizofrenia, el que estaría afectado sería la DOPAMINA, cuyos niveles estarían muy altos.

En una persona son esquizofrenia, los cambios que ocurren a nivel cerebral serían de 3 tipos:

  • Cambios químicos: elevación de los niveles de dopamina.
  • Cambios estructurales: las distintas zonas del cerebro se ven alteradas, y este en su conjunto disminuye de tamaño (estos cambios no son específicos de la esquizofrenia).
  • Cambios funcionales: tienen lugar fundamentalmente en la zona cerebral encargada del razonamiento, lo que se corrobora porque esta enfermedad tiende a ponerse de manifiesto en la adolescencia tardía, ya que es en esa época de la vida cuando esa parte del cerebro adquiriría su mayor funcionalidad, es decir, su mayor madurez.

Últimamente se habla de que también podría estar implicado otro neurotransmisor en esta enfermedad, que sería la SEROTONINA.

Esquizofrenia y genética

La genética, o lo que es lo mismo, el carácter hereditario de la esquizofrenia, es algo totalmente admitido, habiéndose identificado hasta el momento más de 90 genes implicados.

El factor genético es el más trascendente estimándose que tiene un peso del 80% en esta patología. De hecho la probabilidad de padecerla se incrementa, cuando se tiene un familiar ya diagnosticado. Clic para tuitear

Los resultados de la siguiente tabla son bastante explícitos:

PoblaciónPrevalencia (%)
Población general0.7 – 1
Hermanos no gemelos8
Hijo de un progenitor afectado12
Hijo de los 2 progenitores afectados40
Hermanos mellizos12
Hermanos gemelos47

En cualquier enfermedad, hay que interpretar lo que significa que sea hereditaria, o que tenga un componente genético, que al fin y al cabo es lo mismo.

Ante una persona que haya heredado las diferentes alteraciones genéticas que tienen lugar en la esquizofrenia, si no se dan también determinadas condiciones ambientales, esa persona no acaba desarrollando la enfermedad; en este caso, la ya citada esquizofrenia.

Alteraciones durante el embarazo o el parto

Determinados problemas que ocurren durante el embarazo o bien, en el momento el parto, pueden favorecer que ese bebé, en una etapa concreta de su vida, comience con una esquizofrenia.

Entre los factores implicados se incluyen:

  • Infecciones víricas de la madre a lo largo de la gestación que posteriormente influirían en el niño: gripe, polio, rubeola.
  • Desnutrición materna durante el embarazo o el parto.
  • Dificultades en el trabajo de parto y alumbramiento.
  • Preeclampsia.
  • Incompatibilidad del grupo Rh.
  • Fallo en el desarrollo neurológico del bebé.
  • Bebés que ganan poco peso durante el embarazo.
  • Oxigenación insuficiente del niño, bien durante el embarazo o en el parto.
  • Complicaciones del puerperio: convulsiones neonatales, test Apgar bajo, infecciones del sistema nervioso central, …

Circunstancias ambientales

Si bien, cada persona vive su vida, y solo ella conoce las situaciones por las que está pasando o ha pasado, todos hemos vividos ciertos «contratiempos vitales», aunque estos no son comparables, pues no todo el mundo ha sufrido abuso infantil, maltrato físico o psicológico o situaciones sumamente dolorosas, que si no se gestionan adecuadamente, generan gran estrés y ansiedad.

Algunas de esas circunstancias ambientales que influyen en la estabilidad mental del sujeto incluyen:

  • Situaciones de pobreza o penuria económica, con sus consecuencias: viviendas inadecuadas, dificultades financieras, problemas para acceder a estudios superiores, problemas laborales, todo lo cual incide en la salud mental.
  • Abusos infantiles, que normalmente han tenido lugar en el seno de la propia familia, condenando al afectado al silencio y minando su autoestima, cuando no desacreditándolo directamente ante el resto de los integrantes familiares, si este se atrevía a contar su experiencia.
  • Relaciones familiares difíciles durante la infancia o la adolescencia, sin contar con ningún tipo de apoyo; mucho cuidado en este punto, pues esto no quiere decir que ante un paciente con esquizofrenia, la familia sea culpable de la enfermedad.
  • Divorcio, pérdida de seres queridos, enfermedades crónicas, despidos laborales y otras situaciones problemáticas.

Lo que sí destaca en este contexto, es que cuando la persona con esa predisposición a la esquizofrenia, dispone de una red de apoyo social o familiar, que entiende el impacto de todas esas experiencias vitales y el sujeto se siente acogido y amparado, no siempre se desarrolla el cuadro de esquizofrenia.

Esto es básico para entender por qué ante situaciones vitales con ciertas similitudes, unas personas acaban enfermando y otras no.

Drogas y otras sustancias tóxicas

Sustancias tóxicas, que actuando por un mecanismo u otro, acaban interfiriendo en el funcionamiento del cerebro, son también importantes factores de riesgo para el desarrollo de una posible esquizofrenia. Clic para tuitear

Se incluyen aquí sustancias tales como la nicotina, el alcohol, el cannabis, la cocaína, los alucínógenos e incluso fármacos del tipo de los opiáceos, las cuales al ser consumidas por alguien predispuesto a padecer una esquizofrenia, pueden precipitar la aparición de esta, o incluso, en enfermos ya en tratamiento, interfieren en la eficacia de la medicación.

Incumplimiento del tratamiento

De entrada, cuando se habla de incumplimiento terapéutico en cualquier enfermedad, se hace referencia a un concepto más amplio que el de seguir al pie de la letra la toma de la medicación, tal y como el médico haya indicado.

Lo contrario del incumplimiento, obviamente, es el cumplimiento o adherencia terapéutica, y hace referencia a:

  • Seguimiento de la pauta posológica, lo que equivale a tomar la medicación siguiendo las indicaciones tal y como haya indicado el médico.
  • Seguimiento de otras recomendaciones que pueden tener que ver con la dieta, la realización de ejercicio físico, no fumar, evitar el consumo de tóxicos, no consumir alcohol y similares.

El hecho de que el paciente no siga el tratamiento farmacológico según las indicaciones del médico, puede suponer que un enfermo que ya se encuentre estabilizado, experimente una recaída, lo que supone un empeoramiento y una vuelta atrás en ese proceso de control y estabilización de la enfermedad.

De ahí la importancia que tiene este punto, como factor de riesgo en este trastorno mental.

¿Cómo es una persona que tiene esquizofrenia?

Explicar cómo es alguien que padece esquizofrenia, no es fácil, entre otras razones, porque su comportamiento va a depender de de lo más o menos controlada que esté la enfermedad, a lo que hay que sumar el hecho de que no todos los enfermos con idéntica patología, presentan los mismos síntomas.

Dicho esto, vamos a intentar que la explicación sea lo más práctica posible.

¿Cómo es el inicio de la esquizofrenia?

La esquizofrenia tiende a presentarse en la adolescencia o en la edad adulta, con un rango de edad que oscila entre los 15 y los 30 años, aunque existen casos en los que se inicia en la infancia, mientras que en otros, aparece después de la treintena.

Afecta por igual a hombres y mujeres, aunque en los varones suele iniciarse en la tercera década de la vida, mientras que en las mujeres, se pone de manifiesto hacia finales de la tercera y primeros años de la cuarta década.

La primera manifestación de la esquizofrenia, puede debutar de 2 formas: bien de forma brusca, o lenta e insidiosa. Clic para tuitear

Es posible que la enfermedad debute con un cuadro brusco, en el cual los síntomas psicóticos agudos (alucinaciones, voces y otros síntomas más llamativos y característicos) de la esquizofrenia estén presentes.

Pero también cabe la posibilidad de que el enfermo experimente cambios que tienen que ver con su forma de ser, comportamiento, intereses (por ejemplo, aislamiento social, descuidos en su aseo y buena presencia, pérdida de interés por cosas habitualmente interesantes para él, ansiedad, ideas extrañas y obsesivas, insomnio, …) y el proceso se inicie de forma más lenta.

En la siguiente infografía se recogen cuáles son las distintas fases que aparecen en un cuadro esquizofrénico, cuáles son sus características y cómo evoluciona la enfermedad a lo largo del tiempo, teniendo en cuenta la cronicidad de la misma.

¿Qué síntomas tiene la esquizofrenia?

El tipo de síntomas que aparecen es sumamente variado, con el agravante además de que son muy subjetivos, con lo cual lo que relata el paciente es decisivo, sin que exista una prueba objetiva de comprobarlos imparcialmente; llegados a este punto la experiencia del profesional que atiende al enfermo, así como la información que proporciona la familia o los amigos, resultan básicos para saber si se está ante un cuadro de esquizofrenia.

Por si esto ya no era poco, de los diferentes síntomas que aparecen en un enfermo con esquizofrenia, no hay ninguno que sea específico de esta enfermedad. Clic para tuitear

En un intento por agrupar las diferentes manifestaciones anómalas que experimenta el paciente que sufre esta enfermedad, sus comportamientos pueden agruparse en 4 categorías; a saber:

  • Síntomas que están ligados a la realidad que el enfermo vive.
  • Síntomas relacionados con su lenguaje y su comportamiento.
  • Problemas ligados a la memoria, la atención, o a otras funciones cognitiva, similares.
  • Síntomas que tienen que ver con el estado anímico (ansiedad, depresión).

Los síntomas que aparecen en una esquizofrenia incluyen:

Delirios

También conocidos como ideas delirantes, hacen referencia a creencias falsas que el enfermo cree que están sucediendo, pero que realmente no están pasando.

Los delirios pueden ser de persecución, grandeza, perjuicio (el enfermo cree que alguien quiere hacerle daño o perjudicarle de algún modo), somáticos (según el enfermo tiene sensaciones extrañas en su cuerpo, las cuales para él son debidas a que alguien o algo intenta dañarle), erotomaníacos (el enfermo piensa que otra persona está enamorada de él), celotípicos (considera que su pareja le está traicionando), autorreferencialidad (el afectado considera que los otros hablan de él, e incluso la propia prensa).

Alucinaciones

Consisten en percepciones, bien de sonidos, visiones o sensaciones que no existen en la realidad, pero que el enfermo las vive como reales. Tales percepciones tienen que ver con los órganos de los sentidos, pudiendo ser auditivas (voces que le hablan), tactiles (sensación de pinchazos, hormigueos, calambres, …), olfativas (olores extraños que le inducen a pensar que ha ocurrido algo raro), gustativas (sabores diferentes a los habituales de un alimento dado), visuales (ven cosas que el resto no ve).

Trastornos del pensamiento

El pensamiento por lo general pierde fluidez y coherencia, volviéndose desorganizado, con incapacidad para asociar ideas. El afectado se queja de le resulta imposible concentrarse y realizar operaciones sencillas; esto suele traducirse en que cuando se expresa, sus frases son incoherentes.

Alteraciones del estado anímico

Estas  alteraciones tienen que ver con lo que también se conoce como «aplanamiento afectivo«, una menor calidez y efusividad con familiares y amigos sin que haya ocurrido nada que lo justifique; puede producirse una desaparición de esas muestras de afecto, o incluso dificultad para demostrarlas. En otras ocasiones aparece una total inexpresividad y desinterés por cuanto rodea al enfermo. Puede existir riesgo de suicidio

Alteraciones en la conducta

Aquí pueden aparecer cambios diversos que van desde una dejadez por el aseo personal, aislamiento, falta de motivación, sensación de vacío, conducta extravagante, hablar solo, …

Problemas cognitivos

No es infrecuente que el enfermo presente dificultades para mantener la comprensión, la atención, la memoria e incluso el razonamiento. A veces ciertas capacidades creativas y socialmente bien consideradas, también desaparecen.

A modo de conclusión de este punto y para que quede un poco más claro, se incluye una infografía resumen con la sintomatología propia de la esquizofrenia.

¿Miente una persona con esquizofrenia?

Interesante pregunta, ciertamente.

Ya se ha mencionado, que en la esquizofrenia se distinguen 3 estadíos, caracterizados por una presencia más o menos florida de síntomas.

Las alucinaciones y los delirios, son vividos por el afectado como situaciones que ocurren en la realidad, no siendo el enfermo consciente de que todas esas voces, visiones y demás síntomas «anómalos» solo están teniendo lugar en su mente, y no en la realidad.

Por lo tanto, la persona con esquizofrenia no miente, no admite que todo eso que ha sucedido en sus fases de delirio y alucinación, ha ocurrido solo en su cerebro.

Aún tiempo después de haberse producido esas alucinaciones y delirios, cuando el enfermo se encuentra ya en una fase de estabilidad, y a este se le comenta algo que dijo haber visto u oído durante esa fase, este sigue afirmando la veracidad de lo que vio o escuchó, como algo «real que tuvo lugar en su vida».

¿El paciente que sufre esquizofrenia sabe que su mente no funciona bien?

A diferencia de otras patologías tales como el cáncer de mama, la disfunción eréctil o el cáncer de próstata, por poner solo unos cuantos ejemplos, en las cuales el enfermo es consciente de que está pasando por un proceso patológico, en la esquizofrenia se da la situación totalmente contraria.

Alguien que supiese que los delirios y las alucinaciones forman parte de un trastorno mental, obviamente no tendría esas manifestaciones; por lo tanto, la falta de conciencia sobre la enfermedad, desgraciadamente es inherente a la propia esquizofrenia.

Ahora bien, incluso en las fases de mayor estabilidad, en las que el enfermo admite que su cerebro no funciona correctamente, un buen porcentaje de pacientes no reconoce tener una patología.

Si esta negación de la enfermedad, tiene algo positivo, es que el enfermo no es consciente de su patología, con lo cual se evitan los sentimientos depresivos y la insatisfacción derivada de padecer una enfermedad crónica. Clic para tuitear

Pero a su vez, este no reconocimiento de la enfermedad por parte del enfermo, e incluso de la propia familia, a la larga trae más problemas que ventajas, puesto que alguien que no reconoce estar enfermo, difícilmente va a aceptar seguir un tratamiento medicamentoso, y al mismo, la integración social, también se ve dificultada.

Conviene recalcar la importancia que tiene que el paciente con esquizofrenia se tome la medicación, pues la dejación de la misma, va a ser la causa de que aparezca un nuevo brote, con todo su llamativo cortejo sintomático.

¿Qué tipos de esquizofrenia existen?

No todos los pacientes diagnosticados de esquizofrenia presentan la misma sintomatología, y dichos síntomas aparecen todos a la vez.

Es por ello, que dependiendo de los síntomas que predominen, y con fines investigadores que permitan un mejor conocimiento de la enfermedad, se distinguen varios tipos de cuadros esquizofrénicos:

  • Esquizofrenia paranoide.
  • Esquizofrenia desorganizada.
  • Esquizofrenia catatónica.
  • Esquizofrenia simple.
  • Esquizofrenia residual.
  • Esquizofrenia indiferenciada.

En la siguiente presentación interactiva se indican las principales características de cada uno de estos cuadros:

¿A quién afecta la esquizofrenia?

La esquizofrenia afecta al 1% de la población mundial, sin que existan diferencias debidas al sexo, la raza y la clase social.

Hombres y mujeres tienden a padecer esquizofrenia en igual proporción, con la única diferencia de que en los primeros aparece a una edad más temprana con relación a las segundas. Clic para tuitear

Suele aparecer entre los 15 y los 25 años en los varones, mientras que en las mujeres la edad de aparición oscila entre los 25 y los 35 años (son conocidas como de inicio tardío).

Es raro que esta enfermedad surja durante la infancia, antes de los 5 años; si aparece en esta etapa de la vida, la proporción es 2 a 1 (niños frente a niñas), aunque la proporción tiende a igualarse con la edad.

En la edad pediátrica, también se manifiestan las alucinaciones y los delirios propios de este cuadro:

  • lo más habitual es que las alucinaciones sean de tipo auditivo, pudiendo percibirse como voces dentro de la cabeza del niño
  • en lo que respecta a los delirios, estos pueden incluir preocupaciones corporales, miedo a ser visto o perseguido, miedo a ser víctima de algún complot o tener la sensación de poseer algún poder especial o místico

En los niños, antes de que aparezcan los síntomas propios de la esquizofrenia, puede haber existido alguna enfermedad o una complicación perinatal, alteraciones en el cerebro (tamaño y estructura), anomalías físicas menores, así como algún cuadro infeccioso durante la infancia.

¿Cómo se diagnostica la esquizofrenia?

El diagnóstico de la esquizofrenia se realiza en base a la historia clínica del paciente, pues no hay ninguna prueba específica, así como ningún test, en función de cuyo resultado, se pueda afirmar o negar si alguien sufre o no esta patología.

El responsable de efectuar ese diagnóstico es el psiquiatra, a quien debe ser derivado el posible enfermo si se sospecha la existencia de una enfermedad de estas características. Clic para tuitear

La historia clínica debe incluir:

  • Historia médica general.
  • Historia clínica psiquiatrica.
  • Historia psicosocial y examen del estado mental.

Antes de continuar profundizando en el resto de información que debe incluir la historia clínica, conviene hacer una puntualización, pues no siempre el posible enfermo está dispuesto a colaborar con el médico para efectuar el diagnóstico. Por lo tanto, toda la información proporcionada por el paciente, debe ser contrastada con su familia, pareja o personas del entorno inmediato.

En otros casos, la situación que se da es la contraria, es el posible enfermo, quién por su estado mental o general, se plantea la posibilidad de padecer esta enfermedad, haciéndose la pregunta «cómo se si tengo esquizofrenia».

Otro punto no menos importante es la forma en que aparecen los primeros síntomas, como ya hemos comentado:

Hay casos en los que el cuadro se inicia de forma repentina con un brote típico en el que están presentes los síntomas sicóticos habituales (delirios, alucinaciones, pensamiento desorganizado, ....), mientras que en otros casos el comienzo es más lento y con un cuadro menos llamativo que puede incluir aislamiento, descuido en su aseo, irritabilidad. Evidentemente la facilidad para establecer el  diagnóstico, cambia de un caso a otro. 

Para el diagnóstico de esquizofrenia se requiere la presencia de delirios, alucinaciones, pensamiento desorganizado, así como conducta y lenguaje igualmente desorganizados, los cuales deben estar presentes durante un mínimo de 6 meses, sin que existan otras situaciones patológicas o tóxicas que puedan justificarlos, luego la realización de un correcto diagnóstico diferencial es decisiva. 

Otros puntos que ha de recoger la historia clínica son los siguientes:

  • Antecedentes familiares de esquizofrenia u otro trastorno mental.
  • Problemas a lo largo del embarazo o durante el parto, que puedan explicar esta patología.
  • Consumo de drogas u otros tóxicos que puedan justificar los síntomas del enfermo.
  • Historia familiar, ambiental y social, haciendo hincapié en aquellos acontecimientos vitales que hayan podido suponer una fuente de marcado estrés.
  • Valoración del riesgo de auto o hetero-agresión.
  • Enfermedades orgánicas tipo epilepsia, tumores cerebrales, que puedan justificar la sintomatología.
  • Examen del estado mental por si existiesen trastornos afectivos (depresión, trastorno bipolar), demencia u otros cuadros psicóticos.
esquizofrenia-pruebas

Además de esta historia clínica, se suelen realizar analítica completa para descartar el consumo de drogas u otros tóxicos, así como enfermedades diversas (epilepsia, tumores cerebrales) ; también es común la realización de electrocardiograma, electroencefalograma, test de embarazo, pruebas de imagen (RMN, TAC) y estudios neurológicos o cualquier otra prueba más que pudiera ser necesaria.

¿Tiene tratamiento la esquizofrenia?

La esquizofrenia es una enfermedad bastante compleja, que afortunadamente tiene tratamiento, pero carece de curación. Clic para tuitear

El TRATAMIENTO incluye:

  • Intervención farmacológica (medicación).
  • Psicoterapia.
  • Intervención social.

Dicho tratamiento permite mantener la estabilidad del enfermo, frenar su deterioro y favorecer su integración social.

Una idea clave que no debe olvidarse: el seguimiento del tratamiento es fundamental para conseguir, ya que no es posible la curación del enfermo, SÍ su estabilización y evitar un progresivo empeoramiento que podría acabar con el enfermo acogido en un centro social o en la calle.

Por lo tanto, en aquellos casos en los que el paciente no esté dispuesto a implicarse de lleno en su tratamiento, será necesario contar con el apoyo de la familia para mantener dicho tratamiento. En este punto, hay un hecho importante que ha cambiado con relación a los últimos años.

esquizofrenia-familia

Tradicionalmente, la familia ha sido considerada como causante de la enfermedad; sin embargo, en los últimos tiempos, su papel ha cambiado por completo, pasando a ser cooperadora necesaria en el proceso terapéutico.

Esto implica que al analizar la situación del enfermo, nunca deben dejarse de lado las necesidades de la familia, porque este nuevo rol que se le ha asignado tiene un coste psicológico importante.

Como se ha comentado antes, existen varios tipos de esquizofrenia, no teniendo todos el mismo pronóstico. En este sentido, las formas de peor pronóstico son la esquizofrenia desorganizada (o hebefrénica) y la esquizofrenia simple. Cuanto antes tenga lugar la aparición de los síntomas, también será peor el pronóstico.

Entre los factores que mejoran el pronóstico destacan los siguientes:

  • Iniciar el tratamiento lo antes posible.
  • Llevar un estilo de vida saludable, adquiriendo hábitos tales como:
    • Alimentación sana y equilibrada.
    • Realizar ejercicio físico moderado.
    • Mantener algún tipo de actividad o entretenimiento (voluntario o remunerado).
    • Evitar situaciones muy estresantes.
    • No consumir alcohol, ni drogas.
    • Dormir bien, aproximadamente unas 7-8 horas.

Tratamiento farmacológico

Para comentar el tratamiento farmacológico de la esquizofrenia, recurrimos a una presentación interactiva:

Intervención psicosocial

Partiendo de la base de la enorme importancia que tienen los factores ambientales y sociales en el origen de la esquizofrenia, es lógico que al abordar su tratamiento este no pueda basarse únicamente en la toma de medicación.

Con esta intervención se pretende dotar al enfermo de una estrategia de afrontamiento, que le permita controlar el estrés. Ahora bien, considerando que en esta enfermedad existe un componente genético importante, hay pacientes en los que dicho componente tiene más fuerza y en ellos se requieren menos factores externos para desencadenar un brote.

Mediante estas estrategias se pretende favorecer la integración social del paciente, la empatía y la adherencia al tratamiento, reconocer las emociones que pueden predecir un nuevo brote, para junto con la ayuda del profesional, poder prevenirlo.

En definitiva, se pretende mejorar la calidad de vida del paciente.

Además, las encuestas han demostrado la importancia que tienen las relaciones afectivas tanto para el enfermo, como para sus cuidadores, los cuales necesitan sentir que forman parte de la comunidad.

Igualmente importante es la vida sexual del enfermo; hay fármacos que influyen negativamente en este aspecto, lo cual si no es tenido en cuenta por el profesional que atiende al paciente, tiene como consecuencia en numerosas ocasiones el abandono del tratamiento.

Biodescodificación y esquizofrenia

Como no podía ser de otra forma, la esquizofrenia dadas las propias características de la enfermedad, es el terreno perfecto para ser presa de las pseudociencias.

En este caso, la que parece más «apta» para curar esta enfermedad sería la biodescodificación, también conocida como bioneuroemoción, la cual pretende explicar la sintomatología de la esquizofrenia, basándose en supuestos comportamientos aberrantes que tuvieron lugar en varias generaciones previas a la del enfermo.

Nada más que añadir.

¿Cómo tratar a una persona con esquizofrenia?

Para poder tratar y convivir con una persona que padece esquizofrenia, hay que tener en cuenta unos pasos que son fundamentales:

  • Conocer los aspectos básicos de la enfermedad, entendiendo qué son las alucinaciones y los delirios, conociendo algunos comportamientos propios de la enfermedad pero menos llamativos (pensamiento desorganizado, falta de voluntad, aislamiento, …), reconoce aquellos factores que empeoran la problemática propia de esta enfermedad y aprende cómo se trata la esquizofrenia, teniendo unas expectativas realistas.
  • Aprender a detectar las primeras señales indicativas de una recaída, asegurándose de que el enfermo sigue tomando la medicación tras el alta hospitalaria y de que lleve un estilo de vida sano y saludable, comunicándose con él de una forma que le resulte entendible, evitando largas discusiones si aparecen delirios, teniendo paciencia, mostrando amor y empatía, haciendo que el ambiente que rodea al enfermo sea tranquilo.
  • En caso de que el enfermo se ponga violento, conviene prepararse para una agresión, evitando rebatir sus creencias durante durante uno de esos momentos de agresividad, manteniendo la calma, siendo empático, buscando ayuda si fuese necesario.
  • Cuidar de uno mismo, tomándose el tiempo necesario para disfrutar la vida, conservando su círculo social, haciendo ejercicio y alimentándose adecuadamente y uniéndose a grupos de ayuda.

Datos curiosos de la esquizofrenia

Esquizofrenia y dibujo

Como ya hemos comentado la esquizofrenia es un severo trastorno mental crónico, que afecta a la forma en que la persona piensa, siente y se comporta.

Es relativamente frecuente que los dibujos realizados por estos enfermos, muestren esa desorganización que existe en su pensamiento.

En el siguiente vídeo se muestran algunos ejemplos de dibujos efectuados por personas que padecían esta enfermedad.

YouTube video

Libros y películas que abordan el tema de la esquizofrenia

En la siguiente infografía se recomiendan diferentes libros y películas, que abordan esta enfermedad mental.

La esquizofrenia y sus mitos

La esquizofrenia ha sido una enfermedad muy poco conocida y muy temida. Clic para tuitear

Sobre los enfermos se han dicho auténticas barbaridades, que tienen que ver con:

  • Agresividad y otros comportamientos.
  • Capacidades cognitivas del enfermo.
  • Origen de la enfermedad.
  • Gravedad de la sintomatología.

A su vez, ciertas noticias aparecidas en los medios de comunicación, no hacen más que ensombrecer el panorama, ya de por sí cargado de estigmas en relación estos enfermos.

Por último, esta publicación en formato comic, la experiencia un «tanto genérica», con la que se enfrentan muchos enfermos cuando empiezan a detectar, que en su mente, algo no va bien.

A modo de conclusión, incluimos el siguiente vídeo donde se resumen los puntos más significativos sobre esta enfermedad.

YouTube video

Respecto a ti, que me lees habitualmente, ya sabes: si te ha gustado, comparte en las redes sociales y deja tu comentario.

¡Imprime el post para tenerlo siempre a mano y compártelo en redes!
Share on print
Guardar en Pdf
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
cosas-debes-saber-sobre-salud-infancia-ancianidad

¿Vas a seguir negándote una vida más saludable para ti y tu familia?

Únete a la comunidad, rellenando el siguiente formulario, y recibe, directamente en tu correo, consejos sanitarios fáciles y accionables para mejorar tu salud. Además, accederás gratis al ebook, “5 cosas sobre tu salud que debes saber”.

Responsable: Miwebdesalud.com te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Adela-Emilia Gómez Ayala como responsable de la web. Finalidad: gestionar la lista de suscriptores, enviar boletines, promociones y ofertas especiales Legitimación: Consentimiento del interesado Destinatarios: El envío de contenidos a los usuarios está gestionado por Benchmark (https://www.benchmarkemail.com/es/) con sede corporativa situada en EEUU y acogida al acuerdo EU-US Privacy Shield, cumpliendo con los preceptos del Reglamento Europeo de Protección de datos en materia de privacidad y seguridad. Derechos: puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión en info@miwebdesalud.com, así como también puedes presentar una reclamación ante la autoridad de control.

Adela Emilia Gómez Ayala. Farmaceutica

Adela Emilia Gómez Ayala. Farmaceutica

"Farmacéutica, que haciendo uso de las nuevas tecnologías ofrece consejos de salud y atención personalizada, siempre bajo el lema "ayudando a mejorar tu calidad de vida a través de la web""

Deja un comentario

Miwebdesalud.com te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Adela-Emilia Gómez Ayala como responsable de la web.

Finalidad: gestionar los comentarios que realices en el blog.

Legitimación: consentimiento del interesado.

Destinatarios: SiteGround (proveedor de hosting) dentro de la unión europea. (Política de privacidad de SiteGround)

Derechos: puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión en info@miwebdesalud.com, así como también puedes presentar una reclamación ante la autoridad de control.

Puedes consultar la información sobre Protección de Datos de mi web y mi política de privacidad.

ADELA-EMILIA GÓMEZ AYALA (Farmacéutica)

consejo-farmaceutico-online-profesional
Esta web tiene el certificado de Portales Médicos (WiS)

Con tu aportación estarás haciendo que este Blog siga creciendo

¿Vas a seguir negándote una vida más saludable para ti y tu familia?

Únete a la comunidad, rellenando el siguiente formulario, y recibe, directamente en tu correo, consejos sanitarios fáciles y accionables para mejorar tu salud. Además, accederás gratis al ebook, “5 cosas sobre tu salud que debes saber”.

Responsable: Miwebdesalud.com te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Adela-Emilia Gómez Ayala como responsable de la web. Finalidad: gestionar la lista de suscriptores, enviar boletines, promociones y ofertas especiales Legitimación: Consentimiento del interesado Destinatarios: El envío de contenidos a los usuarios está gestionado por Benchmark (https://www.benchmarkemail.com/es/) con sede corporativa situada en EEUU y acogida al acuerdo EU-US Privacy Shield, cumpliendo con los preceptos del Reglamento Europeo de Protección de datos en materia de privacidad y seguridad. Derechos: puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión en info@miwebdesalud.com, así como también puedes presentar una reclamación ante la autoridad de control.