cabecera-incontinencia-fecal

INCONTINENCIA FECAL: UN PROBLEMA CON SOLUCIÓN

consejo-farmaceutico-online-profesional

ADELA-EMILIA GÓMEZ AYALA (Farmacéutica)

Esta web tiene el certificado de Portales Médicos (WiS)

La incontinencia fecal, es uno de los cuadros que sin ser graves, conllevan una pérdida de autoestima y un enorme sufrimiento para quien lo padece. Algo similar a lo que ocurre con la disfunción eréctil.

Otros cuadros patológicos, por el contrario, pueden suponer una amenaza para la salud considerablemente más severa, pero el afectado no sufre esa carga y ese estigma que acompaña a todas aquellas enfermedades que tienen que ver con la eliminación de los desechos del organismo (la colostomía, por ejemplo), o con la esfera sexual.

Un ejemplo de esas severas alteraciones que suponen una seria agresión para la salud, pero que no conllevan esa carga vergonzante, sería la enfermedad renal, detectada por una simple analítica al encontrar la creatinina elevada.

Por otra parte, todas aquellas alteraciones ante las cuales el pronóstico suele ser poco halagüeño, como ocurre con el cáncer o frente a las que el afectado no busca ayuda, muchas veces por vergüenza, son el prototipo de problema de salud utilizado por las pseudociencias para hacer su “agosto”.

Y como ya hemos comentado en relación con enfermedades de diverso tipo, que por causas diferentes se suelen silenciar (desde trastornos mentales, pasando por alteraciones del desarrollo neurológico o incluso, cuadros de difícil diagnóstico como la fibromialgia), la mejor forma de romper ese silencio, esa vergüenza y el ocultamiento consiguiente, es con información.

Pero no la típica información que el doctor Google nos suele ofrecer con todos sus bulos y medidas verdades o completas mentiras, sino información de calidad, procedente de webs fiables respaldadas por profesionales de la salud o asociaciones científicas.

La información verídica y contrastada, es la mejor opción para que el afectado y la sociedad en general, conozcan esa enfermedad en particular, y también por qué no decirlo, para que todos seamos conscientes de que esas patologías que tanto rechazo nos provocan, hoy las tiene el vecino, pero mañana podemos padecerlas nosotros.

En mi propia web, dispongo de un servicio de consejo farmacéutico personalizado, a través del cual puedo ayudarte a solventar dudas que tengan que ver con tu salud.

Una vez recalcado que ninguno estamos exentos de padecer ninguna enfermedad por rara, estigmatizante o penosa que sea, ya ha llegado la hora de “entrar en harina” y aclarar la problemática que rodea a la incontinencia anal.

¿Qué es la incontinencia fecal?

La incontinencia fecal también se conoce como incontinencia anal, incontinencia intestinal o encopresis.

Aunque no hay una definición que sea aceptada universalmente, la más reciente y la que goza de mayor consenso, es la siguiente:

“La incontinencia fecal es el paso recurrente e incontrolado de materia fecal (sólida o líquida) en individuos mayores de 4 años durante los últimos 3 meses”.

Este trastorno conlleva problemas físicos y psicológicos que pueden causar rechazo social, aislamiento y alteraciones importantes en la calidad de vida de la persona que lo sufre.

Desde el punto de vista de la sintomatología que se produce, se distingue entre:

  • Incontinencia pasiva, consistente en el paso involuntario de materia fecal o gas, sin que el afectado se dé cuenta.
  • Urge incontinencia, que implica el paso de materia fecal a pesar de un esfuerzo activo para tratar de retener las deposiciones.
  • Ensuciamiento anal, que consiste en la pérdida de pequeñas cantidades de deposiciones sin darse cuenta, seguido posteriormente de una evacuación de consistencia normal.

En el siguiente vídeo se analiza la trascendencia de este problema para quien lo padece, destacando una idea fundamental:

“Esto no es normal y tiene tratamiento”.

 

¿A quién afecta la incontinencia anal?

En el pasado, y todavía en la actualidad, muchos pacientes sufren la incontinencia anal en silencio, no consultando a ningún profesional sanitario por pudor. Por este motivo, es difícil determinar cuál es la verdadera frecuencia de la incontinencia anal en la población.

Se habla de valores que oscilan entre un 2 y un 15% en población general; estas cifras se incrementan en mayores de 65 años, en pacientes institucionalizados y en determinadas patologías como espina bífida, esclerosis múltiple, diabetes mellitus y síndrome del intestino irritable.

De hecho, en el colectivo anciano, la presencia de incontinencia fecal suele ser uno de los motivos por los que la persona anciana es ingresada en una residencia. Clic para tuitear

En este grupo poblacional, los últimos estudios indican que afecta al 20% de la población mayor de 65 años.

En las personas jóvenes, la incontinencia anal es más frecuente en mujeres (iniciándose después del parto) que en varones, pero esta diferencia se minimiza con la edad, y a partir de los 70 años ya no existen diferencias entre uno y otro sexo.

Un punto importante que conviene recordar es que la asociación de incontinencia anal con incontinencia urinaria es bastante frecuente, siendo unas 12 veces más común que la incontinencia anal aislada; esto es debido a la presencia de factores favorecedores comunes, como inmovilidad, deterioro cognitivo, lesiones neurológicas periféricas, o estreñimiento crónico.

¿Por qué se produce la incontinencia fecal?

Antes de entrar a explicar las causas capaces de generar una incontinencia anal, es conveniente tener claro cómo funciona el proceso de la defecación.

En la siguiente infografía se describe este proceso.

 

Teniendo en cuenta la complejidad del mecanismo de la continencia, las causas que pueden generar una incontinencia fecal son muy variadas.

Aclarado este punto, ya sí vamos a citar las posibles causas que pueden generar una incontinencia anal:

  • Diarrea, cuyo origen puede ser el síndrome del intestino irritable, la extirpación de la vesícula biliar o síndromes que cursan con una menor absorción, como ocurre en el síndrome del intestino corto.
  • Enfermedades que afectan al sistema nervioso central, las cuales incluyen demencias, tumores cerebrales, lesiones medulares o esclerosis múltiple, como causa última de incontinencia.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal, la cual puede deberse a colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn o colitis por radiación.
  • Enfermedades congénitas, donde se incluyen malformaciones anorrectales o la espina bífida, entre otras.
  • Alteraciones a nivel del colon: impactación fecal, cirugías como la resección rectal que se hace para extirpar un cáncer colorrectal en sus etapas iniciales, prolapso rectal,…

INCONTINECIA FECAL - IMPACTACION

  • Neuropatías, consistentes en la afectación de los nervios que controlan esa zona abdominal; dichas neuropatías pueden deberse a su vez a causas diversas como una diabetes o una lesión obstétrica (nombre técnico que reciben las lesiones que se producen durante el parto).
  • Lesiones a nivel de los esfínteres anales, los cuales pueden obedecer a motivos diversos, que básicamente pueden agruparse en 3 apartados:
              • Daños obstétricos por desgarros, partos prolongados, niños de elevado peso, empleo de fórceps,…
              • Daños quirúrgicos debidos a problemas que surgen en cirugías para eliminar fístulas, hemorroides,…
              • Daños traumáticos o accidentales, como accidentes de tráfico valga la redundancia, empalamiento (es el denominación técnica que reciben las heridas que se producen de forma accidental, cuando un objeto atraviesa el cuerpo de una persona),…

Factores de riesgo

Hay una serie de factores de riesgo, que si están presentes predisponen a la aparición de incontinencia fecal:

  • Edad.

En principio, la incontinencia puede aparecer a cualquier edad, pero a medida que pasan los años, las posibilidades de que aparezca son mayores.

Ahora bien, en modo alguno se debe considerar este problema como algo inevitablemente unido a la edad y sin solución.

Como ya hemos comentado, es más frecuente en personas ancianas y su presencia suele suponer el ingreso del afectado en una residencia.

  • Sexo.

En general, la incontinencia anal tiende a ser más común en la mujer que en el varón, lo cual se explica porque las posibles complicaciones del parto, pueden dañar las estructuras ano-genitales y el propio suelo pélvico. Clic para tuitear

  • Daños en las estructuras nerviosas.

Todas aquellas enfermedades, que por una razón u otra dañan las estructuras nerviosas que controlan esta zona de la anatomía, predisponen a la incontinencia. Como ejemplo de esos cuadros predisponentes por daños en los nervios pueden citarse la esclerosis múltiple o la diabetes, entre otros.

  • Demencia.

En este caso, el progresivo deterioro que se va generando en las estructuras nerviosas superiores y que afecta a las capacidades superiores (valga la redundancia) del ser humano, favorecen la incontinencia anal.

Ejemplos de estos cuadros son la demencia y la enfermedad de Alzheimer.

  • Discapacidad física.

La presencia de una discapacidad física que dificulte el acudir rápidamente al cuarto de baño, es otro factor de riesgo para tener una incontinencia fecal.

 

¿Qué síntomas y qué consecuencias conlleva la incontinencia fecal?

La incontinencia fecal puede manifestarse acompañada de otros problemas intestinales, tales como:

  • Gases e hinchazón.
  • Diarrea.
  • Estreñimiento.

Entre sus principales complicaciones y consecuencias destacan 2:

    • Consecuencias dermatológicas, que tienen que ver con la irritación de la piel que rodea al ano, la cual suele manifestarse como picor y dolor, e incluso potenciales úlceras o inflamaciones, que lógicamente requieren ayuda médica para evitar males mayores.
    • Consecuencias emocionales, que se traducen en una importante pérdida de autoestima y en un progresivo aislamiento del afectado, quien intenta evitar reuniones sociales en las que pueda ponerse de manifiesto el problema.

 

¿Cómo se diagnostica la incontinencia fecal? 

En general, la incontinencia fecal merma la calidad de vida de quien la padece, pero esta afectación no incide por igual en la vida de cada persona.

Es por ello que siempre habrá de hacerse valoración individualizada de cada caso.

Existen diferentes escalas que permiten valorar la severidad de la incontinencia, lo cual es especialmente útil para determinar la eficacia de un tratamiento.

En líneas generales, el diagnóstico se basa en:

  • Historia clínica.
  • Exploración física, la cual incluye inspección del ano, tacto rectal  y primera evaluación de la fuerza de los esfínteres anales.

incontinencia-fecal tacto rectal

A partir de ahí, se suele recurrir a distintas pruebas complementarias, siendo las más usadas las que se comentan a continuación:

      • Ecografía endoanal, la cual permite detectar el estado de los esfínteres anales, usando una sonda de ultrasonidos que se introduce por el ano.
      • Manometría anorrectal, con la que se determina la presión de los esfínteres anales, y de esta forma la fuerza de estos y su sensibilidad para detectar la llegada de materia fecal.
      • Estudio neurológico del territorio del nervio pudendo, el cual es el que controla el funcionamiento del territorio anal; se estudia así si dicho nervio funciona más o menos bien.
      • Defecografía, prueba esta que resulta útil cuando la incontinencia fecal va asociada a un problema de estreñimiento previo. Es una prueba que permite evaluar el funcionamiento muscular, rectal e intestinal durante la defecación.

 

¿Cómo tratar la incontinencia anal?

La incontinencia fecal, nunca debe plantearse como una situación vergonzante, frente a la cual no hay nada que hacer, y al afectado solo le queda la opción de recluirse en su casa y listo.

Afortunadamente, existen diferentes opciones de tratamiento, unas de más complejidad que otras, que permiten paliar y tratar este problema.

Existen evidentemente opciones paliativas, como las representadas por los pañales, con un sinfín de limitaciones e incomodidades.

Pero por fortuna, además de estos existen otros tratamientos que permiten la solución total del problema. Clic para tuitear

Seguidamente veremos cada una de ellas:

Tapones u obturadores anales

Los estudios disponibles han mostrado resultados limitados e incompletos, planteándose estos como una opción complementaria de otros tratamientos; difíciles de tolerara por algunos afectados.

incontinencia-fecal obturador anal

No obstante, el tipo de tapón u obturador anal ha demostrado influir en unos resultados más o menos satisfactorios.

Tratamiento dietético

Al considerar el papel que juega la dieta en el contexto de la incontinencia intestinal, hay que considerar la causa que está detrás de la misma. Clic para tuitear

Hay casos en los que existe un estreñimiento crónico, que por esa persistencia en el tiempo, acaba por afectar al intestino.

Dicho esto, una de las figuras claves en este cuadro, es la del dietista, quien indicará cuál es la dieta más idónea para controlar un problema de incontinencia.

Para empezar, la alimentación debe basarse en una dieta saludable.

En algunos casos la incontinencia está íntimamente ligada al estreñimiento o a los hemorroides, con lo cual una dieta rica en fibra puede resultar beneficiosa.

Por otro lado, debe tenerse en cuenta que la fibra puede provocar gases y diarrea, por lo que no todos los alimentos ricos en fibra se consideran apropiados.

Es evidente de nuevo, la importancia que tiene la figura del dietista, así como el hecho de llevar un “registro diario de alimentos” para tener constancia de qué alimentos tolera el afectado y cuáles les provocan diarrea.

Como norma, se aconseja evitar alimentos que estimulen o irriten la mucosa intestinal.

Por lo tanto, alimentos a evitar:

        • Café y otras bebidas o comidas que contengan cafeína.
        • Bebidas alcohólicas.
        • Té, chocolate y similares (la justificación es la misma que para el café).
        • Alimentos que contengan edulcorantes artificiales, tipo sorbitol y otros del mismo estilo.
        • Azúcares y alimentos ricos en ellos (galletas, caramelos, pasteles,…).
        • Alimentos picantes.
        • Vegetales especialmente flatulentos (brócoli, coles de bruselas, garbanzos, guisantes,…).

Si se comprobase la existencia de intolerancia a la lactosa, habría que controlar el consumo de leche y derivados ricos en dicha lactosa.

Se aconseja evitar comidas copiosas y ricas en grasas, así como también comer y beber a la vez, puesto que los líquidos ayudan a facilitar el tránsito intestinal. Clic para tuitear

Estos últimos deberían tomarse aproximadamente media hora antes de las comidas.

Medicación

En otros casos, el tratamiento de la incontinencia fecal se basa en el empleo de fármacos.

Como ya se ha dicho anteriormente con respecto a la dieta, dependiendo de la causa de incontinencia, la medicación a utilizar incluirá laxantes o antidiarreicos.

Los estudios disponibles indican que los fármacos antidiarreicos han resultado de utilidad en pacientes con heces líquidas.

Biofeedback

Esta opción se basa en realizar diferentes ejercicios en la musculatura pélvica para rehabilitarla, y de este modo conseguir la continencia.

Es una técnica que requiere, por un lado de un profesional entrenado para llevarla a cabo, y por otro, de un paciente motivado.

Actualmente existen otras opciones de tratamiento que ofrecen mejores resultados, como la neuroestimulación sacra que se comenta a continuación.

Neuroestimulación sacra

La neuroestimulación sacra ha demostrado proporcionar importantes beneficios en casos de incontinencia anal. Clic para tuitear

Es un tratamiento mínimamente invasivo y reversible.

Consiste en implantar un estimulador externo en la zona sacra (situada en la parte inferior de la columna vertebral), el cual genera impulsos eléctricos en las terminaciones nerviosas que controlan el funcionamiento de los esfínteres.

Cirugía

El paso por el quirófano para combatir una incontinencia fecal incluye varias opciones:

  • Reconstrucción de los esfínteres, los cuales pueden haberse dañado por causas diversas (partos complicados, cirugía para eliminar una fístula,…).
  • Reparación del suelo pélvico.
  • Reemplazo del esfínter.
  • Colostomía definitiva, la cual sería la última opción si fallan los tratamientos anteriores.

 

 

La idea fundamental aquí, es que la incontinencia fecal puede y debe tratarse, siendo fundamental que el afectado pida ayuda médica y deje de considerar este problema como un trastorno vergonzante, que es mejor sufrir calladamente y dejar que evolucione a su libre albedrío.

Indudablemente, empeorará y supondrá el aislamiento total del afectado.

 

Tú que me lees habitualmente, si te ha gustado el artículo y crees que puede ser de utilidad para otras personas, déjame un comentario y compártelo en tu redes.

¡Imprime el post para tenerlo siempre a mano y compártelo en redes!
Share on print
Guardar en Pdf
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
cosas-debes-saber-sobre-salud-infancia-ancianidad

¿Vas a seguir negándote una vida más saludable para ti y tu familia?

Únete a la comunidad, rellenando el siguiente formulario, y recibe, directamente en tu correo, consejos sanitarios fáciles y accionables para mejorar tu salud. Además, accederás gratis al ebook, “5 cosas sobre tu salud que debes saber”.

Responsable: Miwebdesalud.com te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Adela-Emilia Gómez Ayala como responsable de la web. Finalidad: gestionar la lista de suscriptores, enviar boletines, promociones y ofertas especiales Legitimación: Consentimiento del interesado Destinatarios: El envío de contenidos a los usuarios está gestionado por Benchmark (https://www.benchmarkemail.com/es/) con sede corporativa situada en EEUU y acogida al acuerdo EU-US Privacy Shield, cumpliendo con los preceptos del Reglamento Europeo de Protección de datos en materia de privacidad y seguridad. Derechos: puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión en info@miwebdesalud.com, así como también puedes presentar una reclamación ante la autoridad de control.

Adela Emilia Gómez Ayala. Farmaceutica

Adela Emilia Gómez Ayala. Farmaceutica

"Farmacéutica, que haciendo uso de las nuevas tecnologías ofrece consejos de salud y atención personalizada, siempre bajo el lema "ayudando a mejorar tu calidad de vida a través de la web""

Deja un comentario

Miwebdesalud.com te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Adela-Emilia Gómez Ayala como responsable de la web.

Finalidad: gestionar los comentarios que realices en el blog.

Legitimación: consentimiento del interesado.

Destinatarios: SiteGround (proveedor de hosting) dentro de la unión europea. (Política de privacidad de SiteGround)

Derechos: puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión en info@miwebdesalud.com, así como también puedes presentar una reclamación ante la autoridad de control.

Puedes consultar la información sobre Protección de Datos de mi web y mi política de privacidad.

ADELA-EMILIA GÓMEZ AYALA (Farmacéutica)

consejo-farmaceutico-online-profesional
Esta web tiene el certificado de Portales Médicos (WiS)

Con tu aportación estarás haciendo que este Blog siga creciendo

¿Vas a seguir negándote una vida más saludable para ti y tu familia?

Únete a la comunidad, rellenando el siguiente formulario, y recibe, directamente en tu correo, consejos sanitarios fáciles y accionables para mejorar tu salud. Además, accederás gratis al ebook, “5 cosas sobre tu salud que debes saber”.

Responsable: Miwebdesalud.com te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Adela-Emilia Gómez Ayala como responsable de la web. Finalidad: gestionar la lista de suscriptores, enviar boletines, promociones y ofertas especiales Legitimación: Consentimiento del interesado Destinatarios: El envío de contenidos a los usuarios está gestionado por Benchmark (https://www.benchmarkemail.com/es/) con sede corporativa situada en EEUU y acogida al acuerdo EU-US Privacy Shield, cumpliendo con los preceptos del Reglamento Europeo de Protección de datos en materia de privacidad y seguridad. Derechos: puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión en info@miwebdesalud.com, así como también puedes presentar una reclamación ante la autoridad de control.