80334555-1
sindrome-cuidador-cabecera

SÍNDROME DEL CUIDADOR: ¿TE SUENA?

Este artículo, dedicado al síndrome del cuidador, incluye el testimonio de una persona Sabrina Bequir,  que ha vivido la experiencia de ejercer de cuidadora principal de 2 de sus seres más queridos (inicialmente su madre, y actualmente su hermano).

Ella te va a explicar de primera mano, lo que significa dedicar prácticamente todo tu tiempo a cuidar de ese familiar dependiente.

El artículo incluye inicialmente una descripción del problema, y posteriormente, puedes leer su testimonio.

 

El ser humano, no suele tener término medio en su forma de actuar. Tú me preguntarás que por qué. Muy sencillo:

Existen casos en los que la familia se desentiende totalmente de su ser querido dependiente, llegando a abandonarlo a su propia suerte. Pero no queda ahí la cosa, recuerda a aquel famoso personaje que decía que siempre que las situaciones pueden complicarse, se complicarán sin ningún género de dudas; y es no se sabe qué es peor: que los ancianos sean abandonados, o bien que dichos ancianos sean maltratados por sus hijos.

Y es que la verdad es que las 2 opciones son auténticamente dantescas.

¿Te suena algo así como un padre o una madre, un marido o una esposa, que poco a poco va perdiendo facultades, hasta llegar a convertirse en una persona que requiere cuidados durante las 24 horas del día?

Si conoces alguna situación como la que te acabo de contar, seguro que también sabrás que “misteriosamente”, siempre hay un miembro de la familia que es el que se encarga de proveer todos los cuidados.

El resto de los hijos, hermanos,.., llegan de visita, están un rato y se van. ¿No te parece injusto?

En otros casos, sólo hay una persona, cónyuge o hijo, para hacerse cargo de todo; la situación aquí es más comprensible, a mi modo de ver.

Dicho todo esto (que no ha sido poco), ya empiezo a comentarte este síndrome.

 

 

¿Qué es el síndrome del cuidador?

El síndrome del cuidador  es un proceso producido por el estrés crónico y continuado, que supone enfrentarse todos los días a la misma rutina de cuidar a una persona con un cuadro de severa dependencia.

Esta rutina y esa monotonía que generalmente ocupa todo el tiempo, acaba por agotar las reservas físicas y mentales, y aparece un cuadro de agotamiento (valga la redundancia); estaríamos ante el síndrome del cuidador, que si no recibe la oportuna ayuda, se convertirá en un cuidador quemado, a poco que la situación se prolongue.

 

Fases del síndrome del cuidador

A estas alturas supongo que sabes que el envejecimiento poblacional, es un hecho totalmente admitido en las sociedades occidentales.

Antes, hace algo más de un siglo, llegar a la tercera edad era un logro y también tenía un significado: tu fin estaba cercano.

A día de hoy, no sólo se llega a la tercera edad (más de 65 años) fácilmente, sino que además existe una cuarta edad.

Esa cuarta edad (su significado es diferente de la anterior) incluye personas con 80 o más años, con una salud un tanto frágil, que pueden necesitar ayuda para ciertas tareas.

Llegado al punto en el que un familiar (alguien no preparado para ello), debe comenzar a prestar esa ayuda que la persona anciana requiere, es cuando pueden empezar los problemas.

Una idea importante: el síndrome del cuidador no siempre va asociado a cuidado continuo de personas ancianas con problemas de dependencia.

Este síndrome puede ocurrir también cuando el familiar debe hacerse cargo del cuidado de un ser querido, no necesariamente anciano, pero sí con un alto grado de dependencia, como ocurre con los cuidadores que se encargan de enfermos con Alzheimer.

El conflicto que se crea entre tratar de satisfacer las necesidades del paciente, junto con las necesidades familiares o personales del cuidador, suele ser el detonante de este trastorno.

Cada vez tienes que pasar más horas cuidando de ese familiar anciano, y tienes menos tiempo para tu propia familia y para ti mismo.

Incluso, puede que el cuidador deba renunciar a su trabajo o estudios ante la imposibilidad de compaginarlo todo.

Otra idea clave, es que cuando el cuidador debe hacerse cargo de un familiar con una dependencia física, pero cuya mente está bien, el riesgo de sufrir este cuadro, disminuye notablemente.

Por el contrario, hay estudios que demuestran que aquellos cuidadores que atienden a personas con demencia (enfermedad de Alzheimer para entendernos) u otro problema psiquiátrico, tienen más riesgo de desarrollar este síndrome, apareciendo finalmente el síndrome del cuidador quemado.

 

De cuidador principal a cuidador quemado

El perfil del cuidador tipo suele encajar en alguno de los siguientes apartados, aunque el más común es el primero:

  • Mujer de entre 50 y 60 años, madre de familia y ama de casa, que dedica muchas horas al día al cuidado del anciano con dependencia.
  • A veces es el cónyuge sano, de entre 70 y 80 años, con una salud frágil y escasa capacidad para adaptarse a los cambios que el avance de la enfermedad le irá requiriendo.
  • En otros casos, hijos o hijas de la persona afectada, deben compatibilizar su trabajo con los cuidados.

sindrome-cuidador-familia

Este síndrome, afortunadamente, no afecta a todos los cuidadores por igual.

Como se ve en la imagen siguiente: La sobrecarga del cuidador depende de varios factores. Clic para tuitear

Uno de esos factores, tiene que ver con el propio cuidador, y es que no todas las personas responden igual ante un mismo problema, algo evidente.

síndrome-cuidador-origen

En este sentido, aquellas personas que se ven convertidas en inesperadas cuidadoras, si se caracterizan por su capacidad para superar con éxito situaciones difíciles (técnicamente esta capacidad se llama resiliencia), tienen menos riesgo de padecer el síndrome en cuestión.

Aún así, recientes estudios indican que aproximadamente la mitad de los cuidadores familiares, acaban por desarrollar este problema.

En este sentido, conviene que recuerdes que la demencia no sólo afecta a quién la padece, sino que también el entorno familiar más cercano, puede verse afectado, de uno u otro modo.

 

Signos y síntomas

De entrada, en la medida en que se conoce mejor una demencia, es más fácil entender el comportamiento del enfermo y tratar de anticiparse a las situaciones, pero aún así, el cuidado de estos enfermos no es fácil.

sindrome-cuidador-demencia

Como te imaginas, el cuidador ha de enfrentarse a:

  • Alteraciones cognitivas (todas las que tienen que ver con la memoria y otras funciones superiores del ser humano) que hacen que el enfermo, se perciba como “alguien cada vez más lejano”.
  • Alteraciones de conducta del paciente que generan comportamientos impensables cuando ese anciano se encontraba bien.
  • Progresivo deterioro mental, pero también físico, lo que afecta a su grado de autonomía.
  • Por último, está toda la problemática legal, económica y familiar que queda fuera del control de la persona afectada por la demencia.

El cuadro que te acabo de describir, obliga al cuidador a estar tomando decisiones de forma continuada, y no precisamente sobre temas poco importantes.

Otro aspecto fundamental tiene que ver con la salud del cuidador: si tú como cuidador no te encuentras bien, esto va a repercutir en la calidad del cuidado que tú ofreces (simple y crudo, a la vez).

Es un hecho, que a medida que la demencia progresa, el cuidador ve cada vez más reducida su vida social, pues los requerimientos del enfermo son mayores.

No hace falta ser especialista en los cuidados del anciano, para entender que la situación anterior implica aislamiento y soledad en el cuidador.

Aunque cada persona es diferente, y ya cada familia ni te cuento, en general el cuidado de una persona dependiente es un acto de amor.

A pesar de ello, cuando esa persona cuidadora debe encargarse del enfermo en solitario, sin ayuda familiar, ni de organismos públicos, es bastante común que la situación le sobrepase.

sindrome-cuidador-amor

Esto va a generar:

  • Cansancio continuado.
  • El ya citado aislamiento.
  • Cambios que afectan al humor y favorecen la irritabilidad.
  • Problemas laborales.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Mayor consumo de tranquilizantes o sustancias que generan adicción.

Llegados a este punto, la sobrecarga del cuidador es brutal; sin embargo, si este no es consciente de que está al límite de sus fuerzas, la debacle es inminente.

En definitiva, el resultado es cuidador enfermo y anciano con problemas de Alzheimer a la residencia.

En el siguiente vídeo, se analizan las características que podrían poner al afectado en situación de sobre-aviso, para no llegar a desarrollar un síndrome del cuidador.

 

Prevención

Con anterioridad te he comentado la importancia que tiene el bienestar del propio cuidador.

Un cuidador saturado, no va a ofrecer cuidados de calidad a ese ser querido. Clic para tuitear

¿Cómo evitar el síndrome del cuidador?

De lo anterior se deduce que para evitar el síndrome del cuidador,  el cuidador principal, lo primero que ha de hacer es cuidar de sí mismo (aunque sea mucho repetir).

Ese cuidado de sí mismo puede basarse en implantar las siguientes 6 estrategias:

  1. Conocer la enfermedad que tiene la persona a la que se va a cuidar.
  2. Evitar el aislamiento social, lo que supone delegar funciones y tareas en otros familiares.
  3. Potenciar la propia autonomía del enfermo, lo cual supone un doble beneficio: se mejora su autoestima y la carga de trabajo para el cuidador es menor.
  4. Cuidar la realización de determinados movimientos, pues el cuidador a veces tiene que cargar con el peso del familiar enfermo, y eso en muchas ocasiones, día tras día.
  5. Vigilar su alimentación y mantener sus aficiones, evitando caer en la rutina de vivir exclusivamente para cuidar del familiar enfermo.
  6. Facilitar las habilidades de comunicación, de modo que el cuidador pueda hablar en confianza sobre sus problemas, temores, …, con alguien de su entorno.

¿Cómo superar los principales escollos que surgen en el cuidado de un familiar?

Para prevenir que el cuidador acabe siendo un cuidador quemado, lo mejor es conocer cuáles son las “grandes lagunas” que aparecen al hacerse cargo de una persona dependiente, y especialmente, si el motivo de esa dependencia es un cuadro como la enfermedad de Alzheimer, con todo el cortejo sintomático que la caracteriza.

Así pues para superar todos los baches que degenerarán en un síndrome del cuidador, lo más práctico es saber de antemano cuáles son estos y qué medidas permiten sortearlos.

Los grandes escollos que aparecen en el cuidado de alguien de la familia, se pueden encuadrar en uno de los siguientes apartados:

  1. Falta de privacidad.
  2. Privación del sueño.
  3. Síndrome del “Soldado Solitario”.
  4. Falta de anticipación ante la siguiente fase.
  5. Tareas de cuidado agotadoras.

Las medidas más idóneas para hacer frente a tales escollos, están ampliamente desarrolladas en la siguiente presentación interactiva.

 

 

A modo de resumen de qué puede hacer la persona cuidadora para prevenir el denominado síndrome del cuidador, te dejo el siguiente gráfico.

sindrome-cuidador-prevencion

 

Testimonio de una persona cuidadora

Seguidamente te dejo con el testimonio de Sabrina Bequir, quien amablemente ha aceptado mi petición de ofrecer su testimonio.

 

Las estadísticas nacionales señalan que la enfermedad de Alzheimer afecta a más de 600.000 personas en España, cuyo cuidado recae en el 80% de los casos en las propias familias.

Pues bien, yo puedo decir que estoy dentro de ese porcentaje, de dichas cifras, por segunda vez en mi vida. Se podría afirmar que el Alzhéimer ha vertebrado mi vida y que el hecho de ser cuidadora me define mejor que cualquier otro calificativo.

Voy a comenzar relatando mi vivencia personal para que me conozcan y pueda ejemplificar de la forma más práctica posible cuál es mi experiencia como cuidadora.

Cuando tenía 10 años (en 1990), mi mamá empezó a mostrar los primeros signos visibles de este mal, a pesar de contar solo con 35 años de edad. Creo recordar, incluso, que ella se convirtió en una de las primeras pacientes jóvenes diagnosticada con esta demencia en España. 

Desde entonces, y durante 20 años, en mi familia, todos nos convertimos en cuidadores informales de mi madre, tornándonos satélites cuya vida giraba en torno a su persona y su enfermedad. Cuidábamos de ella 24 horas al día, 7 días a la semana, si bien, en lo que a mí respecta, yo siempre fui una cuidadora ‘secundaria’ o de apoyo.

Cuando, en el año 2011, finalmente mi madre falleció decidimos tomárnoslo con la mayor filosofía posible y aprender a disfrutar más de la vida, de la libertad y del sosiego de no tener que estar velando todo el tiempo por su bienestar.

Sin embargo, jamás llegué a pensar que su óbito significaría un punto y aparte para mí, una etapa que se terminaba sí, pero para dejar paso a otra etapa similar en la cual esta vez yo, a mis 35 años, estaba destinada a ser la cuidadora principal de la familia…

Tres años después de que esta demencia se llevase a mi madre, una visita a una profesional de la neurología ponía en mi vida un nuevo diagnóstico desolador: mi hermano, con 38 años, padecía… Alzheimer. Y dadas las circunstancias familiares, yo debía hacerme cargo de él. Y en ello sigo.

Como es fácil imaginar, el síndrome del cuidador quemado es una amenaza constante para mí.

Si con la enfermedad de mi madre había sentido que poseía una vida llena de limitaciones y restricciones, ahora observo que mi vida personal se ha congelado en el tiempo y mi misión primordial en ella, más allá de mis necesidades y realizaciones, es ser la sombra, la guardiana y la protectora de mi hermano.

Y aunque dicha tarea tenga sus gratificaciones, lo cierto es que en estos últimos 2 años, he vivido un carrusel de altibajos emocionales dignos de una novela romántica decimonónica.

Así que, en mi larga convivencia con la enfermedad de Alzheimer, son muchos los episodios que he experimentado y he tenido que superar.

Puedo confirmar sin el menor atisbo de duda, lo laboriosa que resulta esta dolencia para los cuidadores, el gran desgaste físico, emocional y mental que supone y cuántos ‘daños colaterales’ ocasiona en la vida cotidiana de quienes nos dedicamos a la labor de atender a esta clase de enfermos.

síndrome-cudador-susalud

Así pues, el agotamiento, la ansiedad, la angustia, la impotencia, la falta de autoestima, la sensación de estar en estado de alarma continuo y, en definitiva, el estrés en todas sus formas, son sentimientos que de modo circular he vivido con frecuencia en los últimos años.

En este sentido, supongo que el famoso síndrome del cuidador quemado (o burn out) es inherente al rol del cuidador. Pero, realmente éste se trata de un cúmulo de factores que convergen en un estado emocional de flaquezas y angustias.

Sin embargo, como les decía anteriormente, la vulnerabilidad que tanto golpea a quienes como cuidadores, no solo es producto de la convivencia con un enfermo crónico que padece una demencia, sino también se acentúa por la actitud que tenemos los propios cuidadores ante la tragedia y la falta de apoyo externo, tanto de los allegados como de la sociedad o del Estado en general.

Y es que ser cuidador de un enfermo con demencia ya implica desde un primer momento la necesidad de abandonar toda lógica de aprendizaje y progreso, ya que precisamente el Alzheimer se basa en un desaprendizaje y una involución irrefrenable en nuestro enfermo, además de un pensamiento inverosímil, absolutamente irracional.

Por eso, una nunca sabe con exactitud qué necesita realmente su familiar dependiente, aunque sí intuye que tiene que estar a su disposición porque una es indispensable en su vida.

En este sentido, cuidar a una persona con demencia exige poco menos que sacrificar la vida personal del cuidador. De ahí que una de las decisiones más críticas de mi vida reciente fue tener que dejar aparcada mi carrera laboral. Clic para tuitear

Dicho en otras palabras, el tener que cambiar mi rol de empleada asalariada por el de cuidadora no remunerada. Sin embargo, dejar de trabajar implica no generar ingresos económicos y esa es una fuente fundamental de quebraderos de cabeza.

Y si a esa nueva condición añadimos el hecho de que cada vez me veía más obligada a recluirme en mi casa y a adaptar mi vida a la de mi hermano a cada nuevo paso que avanzaba su enfermedad de Alzheimer, bueno… es fácil comprender la desazón que me sacudió y lo complicado que fue apreciar mi nueva etapa como cuidadora principal (en realidad, cuidadora única).

Por otro lado, otra de las mayores angustias que he padecido en estos años, en que he tenido que relegar toda mi vida social para centrarme en mi cometido de cuidadora principal, fue sin duda descubrir que me iba quedando cada vez más sola. Pero no, como a priori se pueda suponer, porque me dedicase obsesivamente al cuidado de mi hermano y nada fuera de tal labor careciera de mi interés. ¡No, para nada, nada más lejos!

La realidad es que en mi vida anidó la prioridad de atender a mi hermano y la restricción de no disponer de tanto tiempo libre para ver a mis amistades.

Así, mucha gente de mi círculo cercano no supo comprender mi contexto, ni amoldarse a mis nuevas limitaciones.  Y de este modo cada vez te vas quedando más sola, sometida a un aislamiento social que en ningún momento fue voluntario. Y ya se sabe que toda soledad fortuita genera cierta tendencia a la depresión. Clic para tuitear

En lo que respecta a la enfermedad en sí misma, como cuidadora lo que más me frustra son 2 aspectos concretos: por un lado, el deterioro del lenguaje de mi familiar, que dificulta sobremanera nuestra comunicación y entendimiento. Y, por otro, esos repentinos cambios de humor y de carácter que experimentan los pacientes con Alzheimer, que tanta irritación y negatividad causan en el ambiente.

Es muy, muy complicado tratar de razonar con una persona encolerizada, obstinada en su confusión o alucinación, así como resulta realmente desgastante intentar hacerte entender por un enfermo de Alzheimer y entenderle a él. Y estas circunstancias generan mucho malestar en mí, me frustran, me irritan y me causa sentimiento de culpa a partes iguales.

Y en estos casos, es primordial que los cuidadores agudicemos el ingenio y busquemos rápidamente la forma de calmar a nuestro enfermo, de evitar que se produzcan episodios desagradables (principalmente el abandono del hogar por parte del paciente) y, al mismo tiempo, que no nos sintamos desbordados por la incomodidad que producen estas situaciones críticas.

Por lo tanto, mi lema en estos casos es aquél que reza: si no puedes con el enemigo, únete a él.

Por último, quisiera destacar la gran responsabilidad que implica velar por el bienestar y la dignidad de nuestro familiar, que por muy infantil o irracional que sea su comportamiento, no deja de tratarse de una persona adulta.

Y es que mis circunstancias personales y familiares me obligan a actuar sola:

  • Tomar determinaciones rápidas y eficaces.
  • Ocuparme de la situación o el problema con la mayor celeridad posible (porque, al fin y al cabo, lidiar con la enfermedad de Alzheimer es como librar una batalla contrarreloj con el tiempo). 
  • Estar prevenida y alerta de episodios futuros.

sindrome-cuidador-contrarreloj

Por tanto, no dispongo de mucho margen de error, ya que sus consecuencias no sólo me afectarían a mí, sino a mi enfermo. Qué duda cabe que esta circunstancia particular resulta altamente estresante y mina mi capacidad de tomarme las cosas con más templanza.

Así pues, estos episodios y muchos otros propios de una enfermedad larga, corrosiva, progresiva e irremediable son los que se encargan de fomentar en los cuidadores un sentimiento de malestar integral continuo y una carga de responsabilidad y compromisos casi imposible de asumir en toda su magnitud, por mucho que se intente abarcarlo todo. 

Así pues, no es extraño que la entrega total a esta labor tenga como consecuencia, a medio o largo plazo, en los cuidadores una tendencia a somatizar la propia dolencia de nuestro familiar enfermo, con todos los problemas que acarrea, hasta el punto de terminar siendo una extensión de su propia vida.

En otras palabras, si no actuamos con lucidez, los cuidadores terminamos siendo un enfermo más en el hogar. Clic para tuitear

Sin embargo, yo personalmente tengo claro que la clave para evitar que el síndrome de cuidador haga mella en nosotros es la actitud que tengamos ante la enfermedad misma. 

Todo se reduce a aceptar que las cosas pasan inevitablemente, pero cómo ellas pasan por nuestra vida depende de nosotros.

En este sentido, se gana la batalla a este fatídico síndrome que tanto nos acecha, aprendiendo a valorarnos, a cuidarnos y a no despersonalizarnos.

De hecho, en el blog que he comenzado a escribir mientras ejerzo de cuidadora (Buenos días, Alzheimer) hago mucho hincapié en la necesidad de ejercitar nuestra autoestima, en mantener nuestros propósitos personales vigentes y en no olvidarnos de darnos nuestro lugar y nuestro tiempo.

Es obvio, ser cuidadores de un enfermo de Alzheimer nunca va a ser un camino de rosas; pero ello no significa necesariamente que deba de ser una vivencia espinosa per se.

De la asunción o no de una actitud positiva y agradecida depende todo el resto.

Por tanto, tener un actitud positiva y hacer lo que se pueda con lo que se tenga, reconociendo en todo momento nuestras limitaciones como personas (y, por ende, como cuidadores) nos evita más de un momento de desesperación.

Por lo demás, el convivir con una enfermedad tan limitadora y prolongada, si bien resulta toda una prueba de fuego para la voluntad y la capacidad de resiliencia y afrontamiento de las adversidades para los cuidadores, también conlleva una lección de vida muy valiosa, que tiene que ver con nuestra inteligencia emocional y nuestro poder personal, a saber: nos enseña a dar lo mejor de nosotros mismos en cuanto a afectos, solidaridad y capacidad de sacrificio se refiere.

Y esos son aprendizajes que después podemos aplicar a todas las áreas de nuestra existencia y que nos ayuda a relativizar los momentos agridulces que nos depara la vida a lo largo de los años. Clic para tuitear

 

Hasta aquí el testimonio de Sabrina, quien narra magistralmente la realidad a la que se enfrenta el cuidador del enfermo con Alzheimer.

Simplemente, agradecer a mi invitada Sabrina Bequir, la generosidad demostrada al ofrecer su testimonio, pues no todo el mundo está dispuesto a mostrar sus sentimientos y contar su realidad.

Antes de concluir, te dejo un gráfico bastante completo, pues recoge las características que definen al cuidador principal.

síndrome-cuidador-resumen

 

 

 

 

Respecto a ti, que me lees habitualmente, ya sabes: si te ha gustado, comparte en las redes sociales y deja tu comentario.

 

¡Imprime el post para tenerlo siempre a mano y compártelo en redes!
Share on print
Guardar en Pdf
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
cosas-debes-saber-sobre-salud-infancia-ancianidad

¿Vas a seguir negándote una vida más saludable para ti y tu familia?

Únete a la comunidad, rellenando el siguiente formulario, y recibe, directamente en tu correo, consejos sanitarios fáciles y accionables para mejorar tu salud. Además, accederás gratis al ebook, “5 cosas sobre tu salud que debes saber”.

Responsable: Miwebdesalud.com te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Adela-Emilia Gómez Ayala como responsable de la web. Finalidad: gestionar la lista de suscriptores, enviar boletines, promociones y ofertas especiales Legitimación: Consentimiento del interesado Destinatarios: El envío de contenidos a los usuarios está gestionado por Benchmark (https://www.benchmarkemail.com/es/) con sede corporativa situada en EEUU y acogida al acuerdo EU-US Privacy Shield, cumpliendo con los preceptos del Reglamento Europeo de Protección de datos en materia de privacidad y seguridad. Derechos: puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión en info@miwebdesalud.com, así como también puedes presentar una reclamación ante la autoridad de control.

Adela Emilia Gómez Ayala. Farmaceutica

Adela Emilia Gómez Ayala. Farmaceutica

"Farmacéutica, que haciendo uso de las nuevas tecnologías ofrece consejos de salud y atención personalizada, siempre bajo el lema "ayudando a mejorar tu calidad de vida a través de la web""

26 comentarios en “SÍNDROME DEL CUIDADOR: ¿TE SUENA?”

  1. Había escuchado hablar del síndrome del cuidador pero en mi familia no nos ha afectado. Hemos tenido un familiar con demencia y desde muy pronto fue evidente que necesitaba una ayuda que no podíamos darle.

    • Gracias Ana por tu comentario.

      El hecho de tener algún familiar con demencia, depende también lo avanzado que esté el cuadro, no implica necesariamente el ingreso en un centro residencial, aunque reconozco que este tema es algo bastante personal.

      El principal problema se plantea cuando esa persona con una demencia más o menos avanzada, que requiere cuidados o supervisión las 24 horas del día, se queda en casa, pero sólo hay un miembro de la familia que es el que ha de encargarse de todo, con la consiguiente desatención de su propia familia, relaciones sociales, incluso puede que deba dejar su trabajo. Ese “peso” que supone cuidar a un enfermo cuya mente no está bien, durante las 24 horas del día, si no se toman medidas puede pasar factura y ahí es cuando aparece el síndrome del cuidador.

      Por el contrario, cuando los cuidados o la supervisión del enfermo, se reparten entre varios miembros de la familia, o se dispone de alguna ayuda social (por ejemplo un auxiliar de ayuda a domicilio), la situación cambia por completo, pues ya es “una responsabilidad y unos cuidados compartidos”, y por lo tanto esa sensación de asfixia, ansiedad, que desencadena este síndrome, rara vez aparece.

      Un afectuoso saludo

  2. Hola Adela,

    Últimamente se escucha hablar bastante de este síndrome. Me parece una situación tan delicada que no sé ni qué decir. Suena a tópico pero quizá las administraciones podrían ser un poco más conscientes de estas situaciones para facilitar una situación intermedia entre las residencias y la dependencia del familiar 24 horas.

    Un saludo.

    • Gracias Cristina por tu comentario.

      Ciertamente que el síndrome del cuidador es un tema complicado; la solución intermedia de la que tú hablas podrían ser los centros de día. Pero, quiere el enfermo acudir a ese tipo de centros? El familiar se siente “bien” dejando que esa persona que la necesita vaya a un centro de día, para poder llevar una vida “relativamente normal”?

      Es un tema complicado sin duda; están también las unidades de respiro familiar, que permiten ingresar al enfermo en lo que sería una residencia, pero no de modo permanente, sino únicamente durante 1 semana o 15 días, para que el cuidador principal pueda descansar.

      Todos estos temas son complejos, pues se mezcla siempre el “apego familiar” con el “intento de llevar una vida bastante normal”, y realmente, son situaciones muy difíciles.

      Algo que sabemos todos, es que cada familia es un mundo, y a veces, habiendo varios hijos, resulta realmente sangrante, que sea el cónyuge o uno de los hijos quienes se tengan que encargar de cuidar al enfermo las 24 horas del día.

      Pero bueno, este síndrome es una realidad que está ahí, y que hay que intentar prevenir en la medida de lo posible; pues si el cuidador claudica, en lugar de un enfermo, ya tenemos dos.

      Un afectuoso saludo

    • ¡Hola, Cristina!
      Sí, comparto tu apreciación. El Estado debería implicarse más con las ayudas al cuidado en el entorno familiar para que los cuidadores no nos veamos abocados a tener que ingresar a nuestro familiar con demencia en una residencia. Pero, como cuidadora, puedo afirmar que las ayudas actuales son mínimas y hay que pelear muchísimo por conseguirlas.
      Actualmente, yo llevo a mi hermano a un centro de día y ¡Dios mío, me cambió la vida! El problema es que el precio de estas estancias son muy elevados y aunque he solicitado una ayuda propia de la llamada Ley de Dependencia, aún no recibo nada. Y, como explicaba en mi testimonio, yo he tenido que dejar de trabajar para cuidar a mi hermano y él recibe una pensión que no voy a decir que sea escasa ni abundante, pero que se me va casi toda en pagar la mensualidad de su centro de día.
      Y por no mencionar el hecho de que desde que en el año 2012 asumió el gobierno el partido que tenemos actualmente, se retiró la posibilidad de que los cuidadores tan siquiera podamos cotizar por nuestra laboral (es decir, podemos cotizar pero como si fuésemos autónomos: pagando de nuestro bolsillo los cerca de 250€ que debe pagar como mínimo un autónomo a la Seguridad Social).
      Este tipo de falta de apoyo institucional es lo que incrementa directa o indirectamente la angustia que vivimos muchos cuidadores por no poder darle lo necesario a nuestros familiares y por no siempre poder optar a algún tipo de respiro familiar.
      El tema es muy complicado, pero bueno, hay que seguir insistiendo y reivindicando que se nos tenga en cuenta.
      ¡Muchísimas gracias por tu comentario y suscribo lo dicho por Adela también!
      Un saludo afectuoso a ambas.

  3. ¡Hola, Adela! Te felicito por el post. El cuidado de personas dependientes es un tema incómodo que resulta invisible para gran parte de la sociedad. Aunque yo no he experimentado esta situación si conozco madres de niños dependientes que se ven en la necesidad de dejar de trabajar para ocuparse en exclusividad de sus hijos. Se trata de niños con una discapacidad muy grande que necesitan atención 24 horas al día los siete días de la semana. Estas madres sufren en sus carnes el síndrome del cuidador, aunque adoran a sus hijos se sienten agotadas y aisladas. La administración debería dar más apoyo para las personas dependientes y sus cuidadores porque es un trabajo que no se acaba nunca. Con respecto a Sabrina Bequir, me ha impresionado su entereza y su fuerza para encarar una situación tan difícil. Es un gran acto de amor lo que está haciendo por su hermano. Un beso enorme.

    • Gracias Rosa por tu comentario.

      En efecto, el síndrome del cuidador puede aparecer a cualquier edad, en cuanto tengas que cuidar de una persona con una dependencia que requiera supervisión las 24 horas del día, da igual la edad del afectado, el síndrome puede aparecer, pues la sobrecarga que implica estar todo el día pendiente de esa persona, acaba agotando al cuidador, por mucho que quiera a esa persona enferma.

      Ciertamente, que la administración podría poner más medios, pero por lo que se está viendo últimamente, parece que no están muy por la labor, entre unos y otros. Esa es la cruda realidad.

      En efecto, la dedicación de Sabrina Bequir hacia su hermano, es un acto de amor, encomiable.

      Un afectuoso saludo

    • ¡Buenos días, Rosa!

      ¡muchísimas gracias por tus palabras hacia mi labor como cuidadora!

      Estoy totalmente de acuerdo contigo y con Adela sobre la problemática personal y social que deben enfrentar las cuidadoras de personas dependientes: la invisibilización y falta de comprensión que a veces experimentamos y la falta de recursos y ayudas por parte de la administración, como comenté en otro comentario, convierten a nuestra labor y nuestra vida en una especie de laberinto emocional, en el cual nos sentimos perdidas, ofuscadas, aisladas y, con frecuencia, no conseguimos ver una salida a esta situación.

      Pero, es importante no perder la esperanza y no cejar en el empeño de encontrar ayuda externa para aliviar nuestro agotamiento. Es verdad que hay que realizar un sobreesfuerzo de buscar mucho, de indagar sobre nuevas ayudas y alternativas, cosa que para los cuidadores no es tan sencillo, ya que no siempre tenemos tanto tiempo libre o podemos movernos con libertad; pero, al final, por mucho que sea una lucha casi titánica, yo estoy convencida de que con tesón y perseverancia se van consiguiendo pequeños avances.

      Lo importante es que la gente de a pie se solidarice con las personas cuidadoras, que no las dejen solas, que les dediquen atención y cariño. Eso también es muy necesario, para que no se vengan abajo y no se sientan tan solas. A veces, por experiencia lo digo, no necesitamos tanto que alguien nos ayude de forma práctica, sino que simplemente nos escuche y se interesen por nuestros sentimientos.

      Un abrazo muy grande, Rosa, y me alegro que te haya interesado tanto este post de Adela!

  4. Hola Adela,

    Pues no conocía este síndrome, pero entiendo que pueda afectar a esta personas, a los cuidadores, dado el alto nivel de estrés que genera el cuidado constante de otra persona dependiente. Supongo que contar con algo más de ayuda, tanto desde la administración, como se me ocurre de organizaciones, etc. ya sería un paso, imagino.

    Hay que dar más espacio a estas personas y dejar que tengan también sus momentos. Cuidarlos igual que ellos lo hacen con los demás y eso empieza por tratar de encontrar un equilibrio entre cuidar y el resto de áreas de tu vida.

    Como se suele decir, para dar amor y cuidar del prójimo, primero has de hacer lo propio contigo mismo, ¿no es así?

    Gracias como siempre por abrirnos los ojos y en este caso, por traernos semejante testimonio.

    Un saludo enorme.

    • Gracias Conchi por tu comentario.

      Las gracias no me las tienes que dar a mí, sino a Sabrina Bequir, que ha sido la persona que ha tenido la generosidad de ofrecer su testimonio.

      En efecto, la realidad es la que tú has descrito; si se quiere evitar el síndrome del cuidador, es necesario que dicha persona tenga sus espacios, y esto se puede lograr, con ayuda de la administraciones, de diferentes asociaciones e incluso de otros familiares.

      Recuerdo el caso de una persona a la que conocía, que tras sufrir su mujer un deterioro cognitivo muy considerable, era él como marido quien se encargaba de cuidarla y estar pendiente de ella; él, a consecuencia de esa tensión y ese estrés, acabó falleciendo antes que su mujer como consecuencia de un infarto. Esa es la realidad del síndrome del cuidador, cuando los cuidadores son alguno de los cónyuges, con una edad muy similar a la de la persona con problemas de deterioro cognitivo.

      Sin más, un afectuoso saludo

  5. Tengo un amiga que trabaja cuidando personas mayores, un día en desahogo me dijo que este trabajo emocionalmente y físicamente le llegaba a sentirse agotada. Viendo los puntos que resalta el síntoma del síndrome del cuidador certifico que es real lo que me decía mi amiga.

    Creo que este reflexión debería ser más visibles, y que hubiera un método en que estas personas que se dedican a cuidar de personas mayores o enfermas no lleguen a sentirses tan agobiados mientras realizan esta tarea.
    Saludos.

    • Gracias por tu comentario Alexandra.

      En efecto, el síndrome del cuidador es una realidad; implica un agotamiento físico y emocional, pues estás día a día con esa persona y ver, tanto su deterioro mental, como sus cambios de conducta, es algo que pone al cuidador al borde de la desesperación.

      Si encima coincide que esa persona a la que cuidas es un familiar directo, evidentemente la carga emocional es aún mayor.

      Este problema, por desgracia pasa desapercibido muchas veces pues normalmente es algo que queda “escondido o protegido” dentro de la intimidad familiar, pero es un auténtico problema de salud. Si en cuanto aparecen los primeros síntomas de ansiedad, estrés, insomnio o situaciones similares, el cuidador no acude al médico, acabará enfermando también, con lo cual habrá 2 enfermos: la persona con problemas de dependencia más el cuidador.

      Realmente se necesitarían más ayudas de las administraciones o de diferentes fundaciones u organizaciones similares. Ya lo he mencionado en otros comentarios, si el cuidado de alguien que necesita asistencia las 24 horas del día, recae en una única persona, la situación se complica; a nivel familiar, cuando el cuidado se comparte entre varios, la situación es mucho más llevadera y difícilmente hay una persona de las que cuidan que llegue a esa situación de “asfixia” que acaba por desencadenar el síndrome.

      Un afectuoso saludo

  6. Hola Adela Emilia,

    Muy interesante el tema que planteas aquí… en mi familia ha habido un caso de demencia senil y una familiar que se encargó día y noche de todo. También he de decir que la cuidadora, a pesar de las dificultades y de la angustia, también se “beneficiaba” de la situación sintiéndose necesitada. Es realmente muy complejo de vivir y la cosa se vuelve muy simbiótica…

    Por cierto, hubo una película que me gusto mucho y trata inicialmente este tema. Se llama ” Lo que sé de Lola”. El hombre se pega toda la vida cuidando a su madre enferma y dedicándose a ella 100%…. cuando ella muere el empieza a vivir… aunque no sabe muy bien hacerlo y socialmente es bastante friki 🙂 Tienes que verla.

    Un saludo y felicidades por otro gran post, muy trabajado y muy completo,
    Cristina

    • Gracias por tu comentario Cristina.

      El tema de cuidar a una persona totalmente dependiente, especialmente cuando la dependencia viene por una enfermedad de Alzheimer, es un tema complejo. Hay casos donde la familia lo cuida porque saben que cuando esa persona estaba bien no quería acabar en una residencia, en otros casos es la propia familia la que decide cuidarlo porque entienden que llevarlo a una residencia es desentenderse (aunque vayan a verlo todos los días).

      El problema se plantea cuando el cuidador, aunque reciba una remuneración económica porque la familia así lo decida o por la razón que sea, es alguien con un vínculo muy fuerte respecto al paciente; me refiero hijos o cónyuge, ahí la cosa cambia, porque además de todo el esfuerzo físico y psíquico de cuidar a alguien en esa situación, hay un desgaste pues el cuidador va percibiendo como el enfermo está cada día “más lejos”.

      Si cuando se detectan los primeros síntomas de agotamiento, no se actúa en consecuencia, la situación se complica, y bastante.

      Respecto a la película que aludes, me suena el título pero no la he visto. En efecto, está más que comprobado que cuando el enfermo fallece, el cuidador es como si “se quitase un peso de encima”, pero a su vez le queda una sensación de vacío y ese reintegrarse a la vida normal, le cuesta.

      Un afectuoso saludo

    • Soy cuidadora hace 15 años. Cuidaba a mi mamá con más de 90 y a mi hermana que tiene esquizofrenia. Nunca me salí de trabajar porque contrataba ayuda durante el día, pero las noches y los fines de semana la dedicación a ellas era total. Es muy duro y muchas veces pierdo la paciencia, y el tema de ver todos los días como se incrementa el deterioro es una de las situaciones más angustiantes ya que el futuro se torna muy negro. Me parece un poco fuerte lanzar el juicio de que “se beneficiaba” mi pregunta más bien sería el nivel de compromiso de los demás familiares era el mismo. Pasar de visita de vez en cuando y llamar de vez en cuando al enfermo es muy fácil. Saludos!!!

      • Gracias Isabel por tu comentario.

        No entiendo muy bien qué quieres decir con lo de “que se beneficiaba”. Realmente el cuidado de un familiar es complejo, en el sentido de que se mezclan sentimientos diversos: amor, obligación, dejadez por parte de otros familiares.

        A medida que la situación del enfermo va empeorando, requiere más cuidados y, si sólo hay una persona que se encarga del cuidado, pues se va a ver cada vez más agobiada.

        Es cierto que si por ejemplo hay varios hijos, lo lógico sería establecer un sistema donde todos los hijos colaborasen en el cuidado de ese ser querido, pero a veces eso no ocurre y al final hay un familiar que acaba haciéndose cargo de todo.

        Lo único que puedo decirte es que si ves que la situación te sobrepasa, acudas a tu médico, le comentes tu caso y a través de los servicios sociales puedes recibir cierta ayuda; existen en algunas residencias plazas de acogida para un enfermo que habitualmente es cuidado en su caso, pero durante un corto período de tiempo, el anciano pasa a la residencia, para que el cuidador tenga un tiempo de relax y evitar así la claudicación de dicho cuidador; transcurrido ese tiempo 1 semana – 15 días, el anciano vuelve nuevamente a su domicilio.

        Lamento no poder decirte nada más.

        Un cordial saludo

  7. Adela, el tema de hoy es absolutamente necesario. Yo he vivido esta situación varias veces en mi familia, por está y otras enfermedades igualmente inhabilitares, y se habla poco de ello. Tanto de la enfermedad, como del cuidador en su. Ya es bastante difícil lidiar con la enfermedad para que encima se enmudezca al cuidador.

    A mi me parecen admirables las personas que ejercen de cuidadores, creo que es un trabajo súper difícil, por lo que deberíamos normalizar el mismo, y dejar de tener un efecto de lacra social.

    El testimonio de Sabrina, que hay que decir, salvo olé. Me parece un alto acto de amor, primero hacia su madre y luego hacia su hermano. Mis felicitaciones por ser capaz de vivirlo con normalidad.

    Un abrazo

    • Gracias Raquel por tu comentario.

      Realmente vivimos en una sociedad donde la enfermedad, el sufrimiento, el dolor y la muerte, son realidades sobre las que se intenta pasar de puntillas, escondiéndolas en la habitación de un hospital o en la intimidad del hogar, por lo tanto, a partir de ahí, realmente no es raro que todos los “achaques del envejecimiento” y el propio esfuerzo del cuidador, se intenten difuminar.

      Es cierto, que en efecto el cuidador familiar, realiza una labor que no está reconocida de ninguna de las maneras, pues cuando muere el enfermo, en la mayoría de los casos, dicho cuidador o cuidadora queda totalmente “a la intemperie legal”; usted tuvo que dejar de trabajar para cuidar a un familiar, y ahora qué quiere usted qué hagamos? Estoy bastante segura de que esa sería la respuesta de buena parte de las administraciones públicas, a la hora de establecer algún tipo de retribución legal para cubrir las necesidades básicas de cualquier persona que haya sido cuidadora y quede sin ningún tipo de ayuda económica para subsistir.

      Dicho esto, tampoco hay que olvidar que España (y otros países también, lo que pasa es que una no es muy aficionada al turismo) es un país de pícaros, empezando por las altas esferas y acabando por los escalafones más bajos. No olvidemos cuando salió la ley de dependencia, y se estableció la posibilidad de retribuir al cuidador familiar para que el anciano quedase en su casa y dicho cuidador, viese retribuido su trabajo y tuviese unos ingresos. ¿Qué ocurrió en numerosos casos? Lo que todos sabemos; que se eligió a un miembro de la familia que cumpliese los requisitos básicos para “ponerlo” como cuidador, ese cuidador ficticio, en más de una ocasión no tenía ni idea de por dónde coger una esponja para asear al enfermo, cuando no directamente ese dinero fue destinado a menesteres muy distintos de la finalidad con la que se concedió. Resultado: obvio, la concesión de ayudas al cuidador familiar es prácticamente inexistente.

      Ante este panorama, nos encontramos que cuando alguien tiene que hacerse cargo de un familiar con un grado de dependencia muy avanzado que requiere vigilancia las 24 horas del día, esa persona, prácticamente dice adiós a su propia familia, trabajo, vida social, …, con todas las consecuencias de toda índole que esto acarrea.

      Esto no se quiere ver o no se ve, pero es una realidad que está ahí.

      Por lo tanto, a día de hoy, la labor del cuidador familiar, cuando éste acaba convertido en cuidador principal, es digna de alabanza y encomio, pero hay veces en las cuales el resto de familiares sí reconocen esa labor y hay otras, en las que, ….(lo dejamos así).

      A la vista de esta situación, la persona que a día de hoy decide convertirse en cuidador principal de un ser querido, merece todos los reconocimientos y respetos del mundo, y por supuesto Sabrina Bequir, quien ha ofrecido su testimonio, es el mejor ejemplo de que cuidar de un familiar durante las 24 horas del día, se convierte en un auténtico acto de amor.

      Un afectuoso saludo

    • Estimada Raquel:

      Muchas gracias por tus palabras y por recibir tan bien mi testimonio.

      Comparto todo lo que dices de los cuidadores en cuanto al escaso reconocimiento social o público que avala su labor. Pero como todo lo doméstico, siempre tiende a ser infravalorado, cuando no directamente invisibiizado por la sociedad. Esperemos que todo esto vaya cambiando para mejor con ayuda de personas como Adela, que ceden espacio en su página digital para tratar el tema.

      Te mando un fuerte abrazo.

  8. Hola Adela,

    He vivido muy de cerca el tema que tratáis en este post. Ya hace tiempo de aquello pero hay situaciones que quedan grabadas porque provocan algo en nosotros, nos dejan huella, y, sobre todo, nos enseñan.

    Imagino que sí, que la prevención es importante, pero también creo que en el momento concreto de lo primero que se olvida uno es de anticiparse, de prepararse ¡supongo que algo tendrá que ver la negación! No nos gusta ver como los nuestros sufren un deterioro, o dolor.

    Es admirable el testimonio de Sabrina que termina con una lectura optimista y positiva.

    Un abrazo fuerte a las dos

    • Gracias Amaya por tu comentario.

      En efecto, ante un diagnóstico de Alzheimer, la propia familia e incluso el enfermo, no lo aceptan, puesto que saben lo que ese diagnóstico conlleva; sería así como perder a alguien que todavía está, pero “no está”.

      Si ver sufrir a quienes queremos es doloroso, cuando a ese dolor se le une el “agobio” que supone estar pendiente de una persona las 24 horas del día y aceptar sus cambios de conducta, la mezcla puede ser auténticamente explosiva.

      Ciertamente que Sabrina Bequir, ha demostrado un gran tesón al mostrar su testimonio, pues no todo el mundo está dispuesto a mostrar públicamente esa mezcla de sentimientos que a veces nos abruma; la mayoría, preferimos mostrar un aspecto alegre-normal y guardarnos la amargura para nosotros mismos. Con independencia del efecto que este comportamiento tiene para nuestra salud, se requiere una gran entereza para mostrar públicamente la situación que ella vive.

      Algo que yo le agradezco a Sabrina profundamente.

      Un afectuoso saludo

    • ¡Hola, Amaya!

      Me alegro de que mi testimonio haya sido de tu agrado. ¡Y agradezco sumamente tus palabras!

      Estoy de acuerdo contigo en que ser cuidador deja muchas lecciones y fortalece el espíritu de las personas que desempeñan esa labor.

      Sin embargo, lo de anticiparse a las cosas… ya no es tan sencillo, al menos cuando se trata de un enfermo con demencia o con Alzheimer. ¡Es realmente imposible prever lo que puede acontecer! Es una dolencia muy muy disparatada, empezando por que se trata de una involución en la personalidad del paciente y creo que nuestra mente no está preparada para asumir el desaprendizaje. Y en cuanto al tema que mencionas de la aceptación o la falta de ella, qué puedo decirte… tampoco es fácil aceptar que tu familiar ya no es el que era, que cada vez es más desconocido para uno y que, no sólo cada vez es más dependiente, sino que además presente episodios de paranoias, alucinaciones, agresividad,… aspectos muy inauditos en su forma de ser cuando estaba sano. Resulta realmente difícil aceptar algo así. Yo creo que debemos experimentarlo como un luto constante. Pero, sin duda, es fundamental aceptar la situación para reaccionar lo mejor posible ante ella.

      En fin, amiga, ¡el tema da para muchas horas de charla!, ¡ja, ja, ja!

      Agradezco nuevamente tu comentario tan sensible sobre esta problemática.

      Un abrazo

  9. Hola Adela,
    Agradezco sobremanera toda la información que vuelcas en este portal con respecto a estas enfermedades mentales que están asociadas en su mayor porcentaje al envejecimiento obvio de la persona afectada, y de los posibles efectos colaterales que la persona cuidadora puede llegar a sufrir por su dedicación casi exclusiva.
    Pero, y lo siento, siempre hay un pero, y es que por mi experiencia particular y que por mi particular curiosidad por todo lo que afecta a la salud de las personas cuando hay un componente psicosomático, autosugestivo, otro al que yo denomino síndrome de víctima por cumplir años, que no es otra cosa que el presunto enfermo opta por adoptar el papel de “viejo”, “persona mayor”, “tercera edad” convencido de que a partir de una edad que él mismo se impone y que suele coincidir con la edad legal de jubilación, o sea 65 años, y más que una cuestión de enfermedad es puro egoísmo, y esto se da, aunque no he hecho una estadística exageradamente exhaustiva porque no tengo los medios, pero como ya dije anteriormente mi propio caso, además de mi eterno interés por la psicología, y por tanto, el análisis del comportamiento humano.
    Mi caso es el siguiente, en principio podría parecer complejo, sobre todo para quien carece de cierta empatía, o también está convencido de lo mismo que en este caso se trataría de mi padre. Como digo mi padre, una persona nacida en el año 1944, con una mente bastante cerrada, y cuya vida no ha sido excesivamente dura, ni laboral, ni mental, ni resolutiva a la hora de tomar decisiones, y lo que es peor, y quizás ahí radica el kit de la cuestión. Mi padre nació en la Andalucía profunda, región de la que me siento mi orgullosa porque yo también soy andaluz, pero por si alguien no es conocedor de este dato, sobre todo en pueblos interiores de pocos habitantes (entre 500 a 2000), el hombre era poco más que el rey de la casa, y la mujer o señora era bastante más que una servidora sin voz ni voto, de hecho, las propias madres reprochaban a sus hijas casadas el hecho de que estas se quejasen de que el marido les había agredido. Afortunadamente, esto, hoy en día ha cambiado, de hecho mi caso no es tal, pero si que mi madre, también salida de una familia patriarcal pero exacerbada, ha cumplido el papel de sumisa servidora toda su vida.
    Bien, procurando centrarme en el asunto, por circunstancias ajenas a mí, fuí un niño maltratado, no precisamente por mis padres, y como consecuencia de ello, pues esto, como no podía ser de otra forma, dejo en mí huellas, convertidas en traumas posteriores que fueron apareciendo en adolescencia, mayoría de edad y podría decir que si no es por el dolor que a mi me procuraban estos traumas, yo mismo por mi carácter rebelde hice un trabajo de años para, digamos, reiniciarme comprendiendo en principio de donde provenían esos traumas tan dolorosos pero a la vez tan secretos por miedo a mostrar debilidad y en segundo lugar miedo también a no saber trasladar a progenitores, familiares una sensación de malestar, que en el año en el que vivimos ya está más que diagnosticada como enfermedad, pero que en los años 90 pues haberlo siquiera comentado hubiese sido objeto de mofa por ese mismo entorno.
    Yendo al grano, mi padre con 74 años, convencido que es un anciano por haber perdido según él “muchas facultades físicas” (el orgullo le impide que siquiera yo como hijo le insinue que también psicológicas, que no tan graves como para siquiera denominarlas falta de salud mental), pues les puede asegurar que su comportamiento es el mismo que cuando tenía 30, 40 o 50 años, absolutamente EL MISMO, en resumen , una vida muy cómoda, 8 horas de trabajo y el resto pues podría decir que cada día de su vida ha sido un calco del anterior, partida de dominó con señores de su mismo nivel cultural, su misma mente cerrada, incapacidad para crecer o evolucionar, desinterés voluntario por cualquier otra actividad (poseyendo una inteligencia y sentido común más que aceptable según mi criterio), sedentarismo físico y psíquico, a medida que ha ido cumpliendo años la evolución cultural, ocio, inquietudes, interés mínimo por el entorno estancado, mucha televisión de entretenimiento, nada motivadora y por tanto nula capacidad crítica, pero si mucho machismo y orgullo recalcitrante que a medida que yo en particular me deshice de complejos, traumas, no sin baches (que conste) fuí adquiriendo muchos conocimientos, y esto ha ido chocando con el carácter conservador, sedentario, vamos vago en resumen de cuentas. Mientras, mi madre, haciendo su papel, muchas tareas domésticas, y además inculcadas de una forma que se excedía en tareas como la limpieza, sumisión, pocas relaciones sociales, prácticamente nulas, con lo que, esto sumado a su artrosis degenerativa, le iba alejando cada vez más de las personas y más a la desinformación de los programas rosa, digamos, en los que ocupaba el poco tiempo del que disponía, porque sus 70 metros de casa más el servicio y pùntualidad a su familia, y más tarde a su marido únicamente, le restaban prácticamente una hora escasa. Le he puesto en antecedentes, porque el caso tiene su enjundia. El analfabetismo de ambos, pero liderado siempre por mi padre, ha hecho que aunque mi madre padeciese una artrosis crónica desde prácticamente los 25 años, aumentando progresivamente su nivel de ingesta de analgésicos, ansiolíticos, antidepresivos, controladores de la tensión arterial, cefaleas, migrañas, fuertes dolores de cabeza de diferentes tipos, cervicales, y los últimos 5 años con un T.O.C que a pesar de mis recomendaciones continuas para la visita a un neurólogo, y porque no a un psicólogo o psiquiatra, (que no fuese yo, porque eso ni se me ocurría insinuarlo, en casa del herrero cuchara de palo y más si el herrero es el hijo), y es por esto que a mi no me sorprendió que un día en su primera crisis epiléptica le diagnosticaran un tumor cerebral detrás del ojo izquierdo. Informar que la persona que me maltrató a mí, fué la misma que la crió a ella, que trabajó en cadena en Alemania con lo estresante que es esa labor, que la familia regentó una tienda de Ultramarinos decidido por mi padre, y que fué otro detonante duro para mi madre por su extremada timidez. La vida de mi padre, y eso parecía normal, pues era una vida a cuerpo de rey, bastante egoista no por la falta de preocupación por los suyos, en concreto mi madre, sino por su analfabetismo en todos los aspectos (leer y escribir sabe) pues hacía que no prestase atención a nada que no fuese su hobby. Con 70 años ,mi padre comienza a sentirse algo cansado, evidente, tras su jubilación baja el poco ritmo de vida que tenía, siendo fumador tiene una arteria obstruida y le colocan un catéter, momento en el que se auto adjudica el título de VIEJO, y es en ese momento, que yo hacia tiempo que predije cuando se inicia un calvario, en primer lugar en mi padre, una persona que no sabe controlar su mente, principalmente porque considera que no hay doctores ni profesionales que puedan ayudarte a mejorar sus capacidades intelectuales prácticas, comienza a quejarse, a preocuparse por la muerte y sobre todo la perjudicada es mi madre, que es la “cuidadora” y “receptora” de todas y cada una de las quejas sin sentido de mi padre y su cabeza fantasiosa que no para de lanzar noticias más catastróficas y ya a las 4 de la mañana, cuando ya no podía dormir más, que no era porque fuese viejo, sino porque es una persona hipòcondríaca, pesimista, impaciente, poco reflexiva, estancada en l,a transición y quejosa constante, y por tanto contagiando a mi madre su convicción y no permitiéndola dormir sus 8 horas necesarias.
    Cual es ahora la situación. están ultraconvencidos de que son ancianos, de hecho se agarran a ello, para no hacer nada que no sea ver T.V y jugar su partida nº 100000 de dominó a mi padre, y mi madre como si tuviese 20 años, casi arrastrándose limpiando sobre limpio. Dentro de este laberinto hay un elemento discordante, que soy yo, que le aseguro que no soy el típico hijo “vuelve a casa por Navidad” sino que he estado constantemente acosejándoles que estos momentos llegarían, que era mejor `prevenirlos, a lo que me respondían con “preocupate por tu vida y tu salud, que nosotros lo haremos a nuestra forma”….llegando a ser casi crónicas las discusiones y espectáculos para ellos (porque incultos sí, pero preocupados por vecinos, familiares, amigos, MÁS TODAVÍA) y debates que yo sacaba a la luz por ellos principalmente, sin negar, para dejar el dato ahí, porque es de recibo dar toda la información, hasta que pòr su rutinaria vida absolutamente vacía de cualquier contenido que les haga pensar más alla del almuerzo en el caso de mi madre y de la próxima partida en el caso de mi padre.
    Cual está siendo, para mí, y firmaría un contrato a cambio de perder mi mano si estuviese equvivocado, que en los 4 años que apenas salen a la calle, su medio de comunicación por el que reciben notiicias de familias que no le interesan, o al menos no debería interesarles, cada vez está siendo más palpable el que su propio convencimiento o autosugestión el hecho de que entren en la sala “Alzheimer” por sus pies y propia responsabilidad, porque ninguno de ambos reciben ni hacen el esfuerzo por ejercer sus mentes, toda su vida ahora mismo es oir lo que dicen otros…….en la Televisión, maldita caja, y ya veo episodios de amnesia en ambos, vocalización dificultosa, y mi impotencia de que a pesar de como somos parte interesada, se encubran o engañen unos a otros y siguen sin practicar la mejor medicina , la preventiva, y veo que cuando lleguen los puzzles a m i casa o a una residencia ya va a ser tarde porque siguen sin hacerme algo de caso, e irremediablemente por su tozudez y orgullo, jamás van a a dar su brazo a romper, aunque les demuestre por activa y pasiva, por lo criminal,etc, que si siguen machacándose de esa forma, no fomentando el ocio activo, el ejercicio físico como algo normal, y acaben siendo 2 personas que se nutren entre ellos mismos, pero que acaben pronto a no reconocerse siuquiera.
    Por tanto, lo que he intentadò es dejar plasmado que la autosugestión pscisomática apoyada en columnas torcidas puede acabar mal con ellos, y con nosotros mismos.ç
    Gracias por su atención y esperaré con paciencia su contestación, si lo tiene a bien¡

    • Gracias por su comentario Cristobal.

      ¡Qué duda cabe que cada familia es un mundo y cada persona un “universo particular”!

      Ciertamente que en el colectivo anciano, encontramos personas con 83 – 85 años que físicamente están bien y mentalmente también se encuentran en una situación muy aceptable y que procuran manejarse por ellos mismos en la medida de lo posible, intentando mantener su independencia en la medida que les sea posible.

      Pero también existe el otro extremo, el que usted me comenta, donde la persona no hace nada por mantener esa independencia y autonomía que las condiciones de vida actuales hacen posible en muchos casos. Entiendo perfectamente ese ambiente que me relata de la Andalucía profunda, pues yo misma soy andaluza, aunque por formación y edad, “mucho más superficial”, y comparto esa experiencia que tienen algunas personas mayores que entienden que a partir de una determinada edad “se envejece por decreto y por obligación” y no hay forma de que su actitud cambie y traten no de almodarse, sino al menos de entender los tiempos actuales.

      Es cierto que partiendo de personas son esa mentalidad, el llegar a una situación de dependencia más o menos importante, situación que desgraciadamente no creo que tarde mucho en llegar, la convivencia y el ambiente en general, se enrarecerá aún más y todo tendrá un plus de complejidad.

      Es obvio que en esos ambientes, el aceptar la entrada del servicio de ayuda a domicilio es difícil, el ingreso en una residencia es prácticamente un “imposible” y la existencia de un cuidador principal, figura encarnada en alguien de la familia más o menos cercano, es especialmente complejo, sobre todo porque ese cuidador principal es muy probable que choque de plano con la actitud de alguien que ha mantenido una determinada mentalidad durante toda su vida, y a la vejez, difícilmente va a cambiar.

      En esa situación el síndrome del cuidador es muy probable que aparezca con extremada prematuridad, pues es una situación de partida especialmente dura y compleja.

      Coincido con usted plenamente en que la actitud de la persona es fundamental, no sólo en lo relativo al paso de los años y en su forma de entender la vida, sino respecto a todo; si uno empieza a pensar que le “duele algo” y se pasa el día entero observándose a ver dónde le va a doler, al final, le dolerá.

      La sugestión tiene un componente muy importante en la percepción que cada persona tiene acerca de su propia salud y, la muestra más palpable es el efecto placebo, pero frente a la sugestión y la negativa de la persona a “abrirse a otras opciones” poco se puede hacer, si no es con ayuda psicológica.

      Un placer leerle, animarle ante la situación que se le plantea y ofrecerle mi servicio de consejo farmacéutico personalizado que en breve estará disponible, por si puede resultar de utilidad para usted.

      Un cordial saludo.

  10. Felicidades por el blog, Adela, y gracias por tu testimonio, Sabrina.
    Es duro ser cuidador de una persona con Alzheimer. Si a eso le añades la incomprensión generalizada, la sensación de impotencia y de frustración existencial pueden ser en ocasiones muy profundas. Pero ese beso de una madre que todavía puede comprender hasta cierto punto tu batalla interior es el mejor premio que puedes recibir. Eso y la convicción de estar haciendo lo que debes.
    Y aún así, es duro.

    • Gracias por tu comentario Jorge.

      Ciertamente, que una sociedad como la actual, donde impera el “deseo de independencia y el yo tengo mi vida, y los problemas del resto me traen al pairo”, la figura del cuidador sale bastante “malparada”, a nivel social, y por supuesto en el ámbito personal, por todo lo que ello conlleva de sacrificio y renuncia a tu propia vida.

      Los cuidadores a día de hoy han de luchar contra esa sociedad que implícitamente les dice “ingrésalo en un centro” y su deseo de llevar una “vida plena”, sin ataduras. Pero como tú bien dices, un simple gesto de cariño por parte de esa persona que está recibiendo los cuidados, es mucho más que suficiente para compensar todas esas renuncias.

      El testimonio de Sabrina, que accedió a hacer pública su función de cuidadora, es impagable, pues permitió y sigue permitiendo la visualización de un rol que está muchas veces entre bambalinas, opacado por el estrés de la sociedad y la vorágine que nos consume día tras día.

      Un afectuoso saludo

Deja un comentario

Miwebdesalud.com te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Adela-Emilia Gómez Ayala como responsable de la web.

Finalidad: gestionar los comentarios que realices en el blog.

Legitimación: consentimiento del interesado.

Destinatarios: SiteGround (proveedor de hosting) dentro de la unión europea. (Política de privacidad de SiteGround)

Derechos: puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión en info@miwebdesalud.com, así como también puedes presentar una reclamación ante la autoridad de control.

Puedes consultar la información sobre Protección de Datos de mi web y mi política de privacidad.

¿Vas a seguir negándote una vida más saludable para ti y tu familia?

Únete a la comunidad, rellenando el siguiente formulario, y recibe, directamente en tu correo, consejos sanitarios fáciles y accionables para mejorar tu salud. Además, accederás gratis al ebook, “5 cosas sobre tu salud que debes saber”.

Responsable: Miwebdesalud.com te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Adela-Emilia Gómez Ayala como responsable de la web. Finalidad: gestionar la lista de suscriptores, enviar boletines, promociones y ofertas especiales Legitimación: Consentimiento del interesado Destinatarios: El envío de contenidos a los usuarios está gestionado por Benchmark (https://www.benchmarkemail.com/es/) con sede corporativa situada en EEUU y acogida al acuerdo EU-US Privacy Shield, cumpliendo con los preceptos del Reglamento Europeo de Protección de datos en materia de privacidad y seguridad. Derechos: puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión en info@miwebdesalud.com, así como también puedes presentar una reclamación ante la autoridad de control.