tensión-alta-cabecera

TENSIÓN ALTA ME HA DICHO EL MÉDICO, ¿AHORA QUÉ HAGO?

La tensión alta (técnicamente hipertensión arterial) es un problema bastante más común de lo que se cree.

La hipertensión arterial es conocida también como el “asesino silencioso”.

Tranquilo, no tengo fijación con la muerte, aunque en otros artículos como el de la ortorexia o la vacunación infantil, se haya tocado el tema de forma colateral, por no decir, frontal.

¿Por qué la hipertensión arterial es el asesino silencioso?.

Sencillo, la tensión alta rara vez provoca síntomas.

Más de uno, para su desgracia, se ha enterado de que tenía la tensión alta cuando ha sufrido un infarto, un ictus o algún otro problema circulatorio severo.

Mientras escribo sobre este tema, me vienen a la memoria las palabras dichas por más de uno, incluso de mi entorno más cercano: “¿Para qué voy a ir al médico?; ahora no tengo nada y seguro que me sacan tensión, colesterol, …”.

Ante eso siempre pienso lo mismo: preferible es que “te saquen todo eso”, en lugar de que te de un ictus o una embolia y acabes postrado en una cama “de aquella manera”.

Dicho esto, ya toca entrar en materia y ver como bajar la tensión alta.

 

Tensión arterial: definición

La tensión arterial es la  fuerza que ejerce la sangre sobre las paredes de las arterias, al ser bombeada por el corazón.

Podría compararse con la fuerza que lleva el agua que circula por las tuberías de una casa: si es muy alta, existe la posibilidad de que revienten dichas tuberías; si es muy baja, casi no saldrá agua por los grifos, o serán apenas unas gotas.

Dicha tensión está influida por 3 factores:

  • Volumen de sangre circulante por el cuerpo humano.
  • Capacidad de contracción de las paredes arteriales.
  • Funcionamiento del corazón (sería el motor del sistema).

La citada tensión arterial, o también llamada presión arterial, incluye 2 valores:

  • Presión sistólica (que se corresponde con el valor más alto) y mide la fuerza que ejerce la sangre en las arterias cuando el corazón se contrae.
  • Presión diastólica (se corresponde con el valor más bajo) y mide la fuerza que ejerce la sangre sobre las arterias cuando el corazón se relaja.

 

Valores tensionales

Bien, voy a intentar explicarte esto de la forma más sencilla posible, o lo que es lo mismo, de la forma menos liosa.

La tensión arterial se mide en milímetros de mercurio (mm de Hg).

Según las últimas últimas pautas del Colegio Americano de Cardiología y de la Asociación Estadounidense del Corazón del pasado 2017, los valores a partir de los cuales se habla de hipertensión, se han modificado a la baja.

En la siguiente presentación interactiva, podrás ver cuáles son los valores normales de presión arterial, a partir de qué valores se habla de hipertensión, qué es la denominada hipertensión sistólica aislada y la hipertensión diastólica aislada, para finalizar mencionando las denominadas crisis hipertensivas, que representan la situación de máxima gravedad de la hipertensión.

 

Tensión arterial y pulsaciones

Las pulsaciones cardíacas son el número de contracciones que el corazón lleva a cabo en una unidad de tiempo determinada; por lo general, esa unidad de tiempo es el minuto.

Las pulsaciones cardíacas equivalen a la frecuencia cardíaca. Clic para tuitear

Las pulsaciones deben medirse en unas condiciones adecuadas, lo correcto es en reposo, pues así, el valor no está afectado por factores externos, tales como el deporte o situaciones que provoquen una alteración en la persona.

El valor de las pulsaciones varía considerablemente en función de distintos factores:

  • Edad: en adultos las pulsaciones oscilan entre 60 y 100 latidos /  minuto.
  • En recién nacidos, se sitúa entre 120 y 130 latidos / minuto.
  • A medida que el niño crece, la frecuencia cardíaca baja hasta estabilizarse a los 20 años en las pulsaciones propias del adulto.

Considerando ya a la persona adulta, hay distintos factores que influyen en las pulsaciones; tales factores son:

  • Forma física que se tenga: cuanto más entrenado se esté, más baja será.
  • Posición en la que se tome: es más baja al estar tumbado.
  • Tener fiebre o fumar son factores que aumentan la frecuencia cardíaca.
  • Estado emocional: el estrés, los sustos o el miedo también la elevan.
  • Fármacos: unos pueden reducirla mientras que otros la aumentan.

En la siguiente presentación interactiva, tienes más información sobre las pulsaciones, su significado si están altas o bajas, cómo tomar el pulso.

 

¿Qué colectivos poblacionales son las más propensos a tener la tensión alta?

Buena pregunta, sin duda. Sigue leyendo y entenderás la importancia que tiene conocer su respuesta.

La HTA es más frecuente a medida que aumenta la edad, aunque también puede observarse en personas con menos de 40 años. Clic para tuitear

Al haberse disminuido los valores a partir de los cuales se habla de HTA, esto conlleva que un porcentaje mayor de personas van a ser hipertensas.

Según la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la HTA, tomando como base los valores previos (140 / 90), en España existen más de 14 millones de personas con la tensión arterial elevada, cifra que con los nuevos valores se ha incrementando.

Lo peor de estas cifras es que casi 9,5 millones de hipertensos no están controlados y (aún hay más) otros 4 millones de individuos, ni siquiera saben que tienen la tensión alta. Si se toma como base los valores propuestos por las sociedades americanas el pasado año, estas cifras de personas no controladas y los no diagnosticados se incrementan, obviamente.

La hipertensión es propia de personas ancianas, pues fruto del envejecimiento las paredes arteriales se endurecen y la tensión sube (ojo, esto no quiere decir que no haya que controlar los valores tensiones en las personas mayores).

Dejando a un lado el envejecimiento, hay otros problemas que favorecen la HTA en personas más jóvenes. ¿Cuáles son esos factores?

Ahora mismo te contesto; verás que son muy conocidos:

  • Obesidad.
  • Colesterol elevado en sangre (técnicamente conocido como hipercolesterolemia).
  • Diabetes.
  • Abuso del consumo de sal.
  • Ausencia de ejercicio físico.

Respecto a los niños y adolescentes, la hipertensión arterial en este colectivo está infradiagnosticada. En los últimos años, se ha comprobado que su frecuencia se ha incrementado.

Ese incremento puede considerarse “lógico”, teniendo en cuenta el ambiente que los rodea: sobrepeso, ingesta de sal y alcohol, sedentarismo.

tension alta en adolescentes

Niño con sobrepeso, sentado en el sofá, comiendo bollicaos y gusanitos, con su vaso de refresco al lado y, por supuesto, la videoconsola.

Perfil del candidato perfecto para presentar HTA infantil.

Los estudios demuestran que niños con tensión alta, tienen bastantes posibilidades de convertirse en adultos hipertensos.

Por otro lado, se admite que los hijos de padres hipertensos, tienen mayor riesgo de tener este problema a edades superiores a los 40 años. Es evidente que aquí también influye la genética.

Si quieres profundizar en el tema de la hipertensión arterial en este colectivo poblacional, te aconsejo que te leas la guía elaborada por la Sociedad Española de Pediatría.

Ya y por aquello de concluir este apartado referente a colectivos de riesgo para ser hipertensos, sólo te digo que los ingresos hospitalarios debidos a la tensión arterial elevada han aumentado un 40% en los últimos 4 años.

 

Origen de la tensión alta

En este punto no tiene nada de raro oír el típico comentario de algún paciente: “no tomo nada de sal, paseo todas las tardes, me tomo las pastillas, y nada, no hay forma de que me baje la tensión”.

Si tú oyes este comentario, es probable que notes algo que chirría; una especie de, “tiene que haber algo más”.

Y en efecto, lo hay.

Es relativamente común encontrar en esa persona hipertensa varios factores de riesgo, que lógicamente dificultan el tratamiento de este problema de salud.

En el origen de la hipertensión, hay diversos factores implicados:

  • Genética.
  • Factores ligados al estilo de vida.
  • Otras patologías.
  • Ubicación geográfica de la vivienda.

 

hipertension-causas

Si quieres ampliar esta información, te aconsejo que leas los siguientes artículos:

 

Síntomas y consecuencias de la tensión alta 

Síntomas de la hipertensión

Al hablar de los síntomas propios de la HTA, hay que tener en cuenta la idea que se recoge en esta imagen:

hipertensión-síntomas

Probablemente te preguntes: ¿Y esto cómo se come?.

Facilísimo, la elevación de la presión arterial rara vez provoca síntomas. Clic para tuitear

Esto hace que “ciertas personas” consideren las recomendaciones sanitarias como “una forma que tiene el médico de darle la lata”, o mejor-peor aún, “es su señora la que no lo deja tranquilo con las pastillas de la tensión y la pringá del cocido”.

comida y tension alta

Lamento tener que ser tan explícita, pero lo que te estoy contando no son  las batallitas del abuelo Cebolleta, sino la cruda realidad de muchos pacientes.

Supongo que ahora entiendes el por qué la hipertensión arterial es conocida en el argot sanitario, como el “asesino silencioso“.

La HTA, rara vez produce síntomas, lo cual dificulta su diagnóstico e incluso el seguimiento del tratamiento por el paciente.

La tensión alta en la mayoría de lo casos no produce síntomas, por lo que tiende a pasar desapercibida; únicamente cuando la hipertensión está ya bastante avanzada, pueden aparecer:

  • Intensos dolores de cabeza más o menos continuados.
  • Mareos con pérdidas repentinas de memoria.
  • Zumbidos en los oídos.
  • Enrojecimiento facial.
  • Visión borrosa.
  • Sangrado nasal.

Ante estos síntomas, lo más sensato es buscar ayuda médica.

La presencia de historia familiar de hipertensión arterial, obesidad, diabetes y la edad, son factores que pueden hacer que los síntomas anteriores se hagan más patentes.

En cualquier caso, y como medida de seguridad, no está de más, que a partir de una cierta edad, generalmente alrededor de los 40 años, se efectúe una toma de tensión anual; si los valores obtenidos son normales, se aconseja repetir esta medición rutinaria anualmente.

Consecuencias de la tensión alta

Se supone que si has leído todo lo anterior (si no lo has hecho, hazlo por favor), te habrás dado cuenta de que el principal problema de tener la tensión alta, es que de forma inesperada, puedes sufrir diferentes  problemas cardiovasculares, que te pueden conducir a la muerte, o si sobrevives, puedes quedar con importantes secuelas.

Según datos de la Fundación Española del Corazón, los fallecimientos producidos como consecuencia de la HTA se han duplicado en la última década, pasando de 6.000 a 12.000 aproximadamente.

Quizá te preguntes qué consecuencias tiene la tensión alta, como para llegar a provocarte la muerte. En la siguiente presentación interactiva tienes las respuestas.

 

Hipertensión de bata blanca

¿Te suena esto de algo?, quizá te recuerde a algún anuncio de detergente.

Pues si vas por ahí, no has acertado.

Esta subida de la tensión arterial en presencia de una bata blanca, léase en la consulta del médico, de enfermería, en la farmacia, …, consiste en una subida de la presión llegando a alcanzar cifras propias de HTA.

Aún cuando se repite esta toma de tensión en la consulta, los valores siguen siendo elevados.

Podría decirse que es una reacción que se produce en presencia de un apuesto y atractivo profesional de la sanidad (hombre o mujer), fruto del shock generado al ver a un Adonis o a una Venus, pero no.

tension alta de bata blanca

Es más sencillo que todo eso.

La HTA de bata blanca se produce en la consulta del médico, fruto del estrés y la ansiedad que genera el que te tomen la tensión y la tengas alta, con todas las implicaciones que esto conlleva.

Cuando esa persona llega a su casa y se toma la presión arterial con su correspondiente tensiómetro, los valores obtenidos en repetidas mediciones, son normales.

La esencia de la hipertensión es el mantenimiento de unos valores tensionales elevados.

Al no producirse ese mantenimiento, sino que desaparece cuando la tensión se toma en otro lugar, no puede hablarse de HTA.

Recuerda que la tensión arterial puede variar enormemente a lo largo del día, y también en función de las circunstancias o situaciones en que se tome dicha presión. Estos hechos influyen enormemente en los valores obtenidos.

Para determinar si realmente la persona en cuestión es hipertensa o no, el médico indica al sujeto que efectúe como mínimo 3 mediciones, que serían automediciones (en su domicilio) durante 24 horas, y anote los resultados obtenidos.

Estas automediciones efectuadas por el paciente en su domicilio durante 24 horas, se conocen como monitorización ambulatoria de la presión arterial de 24 horas; sus siglas pueden ser AMPA o MAPA, según que se utilice el español o el inglés.

La citada HTA de bata blanca es más común en personas mayores y en mujeres, pero puede aparecer en cualquier edad.

 

¿Cómo se mide la presión arterial?

Si la pregunta de a quién afecta la hipertensión era importante, esta otra, es fundamental. ¿Por qué?.

Sencillísimo: te habrás dado cuenta a medida que hayas ido leyendo el artículo.

La tensión arterial de una persona varía considerablemente a lo largo del día y dependiendo de la situación en la que se efectúe la medición.

A modo de ejemplo, si tú te tomas la tensión después de haber tenido una acalorada discusión con alguien, las cifras son altísimas.

El hecho de que dichos valores sean altos, no significa que sufras HTA, pues cuando vuelvas a tomarte la presión en una situación relajada y tranquila, los valores muy probablemente serán normales.

Así pues, no hay que ser ninguna eminencia, para comprender que las cifras tensionales sólo tendrán valor diagnóstico, cuando la tensión se tome en unas determinadas circunstancias.

Condiciones para la toma de la tensión arterial 

Las condiciones que han de cumplirse, tanto en la consulta médica, como a nivel domiciliario, para que las medidas sean fiables son las siguientes:toma de tension

  • Estar un mínimo de 5 minutos en reposo.
  • Estar relajado y no tener prisa.
  • El sujeto no debe haber comido, ni bebido sustancias excitantes (té o café), ni fumado, durante media hora antes de la medición.
  • La persona debe estar correctamente sentada, con la espalda apoyada en el respaldo de la silla, piernas tocando el suelo (no cruzadas) y la mano relajada, sin apretar y en posición de descenso.
  • Dicha persona debe tener la vejiga urinaria vacía.
  • El manguito debe estar en contacto con la piel, por lo que puede que sea necesario sacar el brazo y dejarlo al descubierto.
  • Seguidamente se colocará el manguito (generalmente todos tienen las indicaciones del fabricante sobre cómo hacerlo).
  • Se pondrá en funcionamiento el tensiómetro y se esperará mientras este hace su medición.
  • El sujeto no debe hablar mientras se efectúa la medición.

Hora para efectuar la medida 

Además de las condiciones a tener en cuenta enumeradas en el apartado anterior, también hay que considerar la hora del día.

Sí, aunque quizá no lo creas, la presión arterial no es la misma durante las 24 horas del día:

  • En este sentido, nada más despertar y a lo largo de la mañana, las cifras de tensión tienden a subir.
  • Posteriormente tienden a bajar a lo largo del día.
  • Aproximadamente hacia las 7 u 8 de la tarde, se produce una nueva subida de los valores de tensión.
  • Y finalmente, por la noche, durante el sueño, las cifras de tensión arterial vuelven a caer.

Así pues es importante para poder comparar los valores de tensión, que se tenga  en cuenta la hora del día en que ésta ha sido tomada.

Sin embargo, un reciente estudio efectuado en España, ha demostrado que medir la presión arterial durante el sueño es un mejor marcador pronóstico de riesgo cardiovascular  comparado con la medida que se efectúa en la consulta clínica. Es por ello que el riesgo cardiovascular es mayor, si existe HTA durante el sueño.

Otro importante dato que también se deduce del estudio en cuestión, es que las complicaciones asociadas a la HTA, disminuyen cuando la medicación antihipertensiva se toma por la noche, antes de acostarse, en lugar de por la mañana, como venía siendo habitual hasta ahora.

Otras peculiaridades a tener en cuenta 

No sé si te habrás percatado de 2 puntos que no he tratado de manera intencionada: el brazo a elegir y el tamaño del brazalete.

  • Brazo a elegir.

Cuando se toma la tensión en un brazo y en otro, las diferencias suelen ser próximas a los 20 mm Hg.

Se comparan los resultados de un brazo y de otro, eligiéndose aquel en el que los valores sean más altos.

Ese será el brazo de referencia (da igual que sea el izquierdo o el derecho).

Que el brazalete tenga el tamaño adecuado es básico para que las medidas sean fiables. Clic para tuitear

A la hora de hacer la compra del tensiómetro, se debe tener muy en cuenta este punto.

El tamaño “estándar” es válido para casi toda persona adulta.

Por el contrario, en personas con una obesidad mórbida o con una musculatura muy desarrollada, o bien en niños, debe elegirse el brazalete adecuado al tamaño de dicho brazo.

brazaletes para la tensión

Te habrás percatado que toda la polémica referente al tamaño del brazalete es válida cuando se emplean aparatos que miden la tensión en el brazo (hay otros tensiómetros para otras zonas corporales, como por ejemplo la muñeca).

aparatos para la tension

Seguidamente puedes ver este vídeo en el que se explica cómo efectuar la toma de la tensión (es indiferente que el proceso se lleve a cabo en la consulta del médico o que lo realice el propio paciente en su domicilio).

En lo referente a qué tensiómetro elegir, es aconsejable que te dejes asesorar por tu médico o tu farmacéutico (vale, también puedes pensar en que te tienes que rascar el bolsillo; pero no lo pienses mucho porque te puede subir la tensión).

A nivel de mercado, existen diferentes marcas y modelos. En este enlace perteneciente a la web de la Sociedad Española de Hipertensión, encontrarás los diferentes modelos homologados y las características de cada uno. En este otro artículo tienes una comparativa de los 9 mejores tensiómetros digitales del presente año 2019; si me permites un consejo, elige siempre un modelo correspondiente a una marca de prestigio, pues su fiabilidad y seguridad probablemente serán mayores en comparación con otros dispositivos, cuyo marca o lugar de procedencia no son muy conocidos (y lo dejamos así).

e-health: Apps útiles para la hipertensión arterial 

No debes olvidar que te rodea el mundo 2.0, en el que destaca la llamada e-salud, la cual permite aplicar los avances de las nuevas tecnologías de la información a este campo.

Dicha aplicación en general suele tener beneficios, tanto para el paciente, como para el propio sanitario.

Sin embargo, en personas con problemas de hipocondría, tales tecnologías pueden suponer un problema más que un beneficio.

Actualmente las apps disponibles en el campo de la tensión arterial son las siguientes:

  • Leman Micro Devices
  • Lifevit
  • My Heart
  • MyDiary
  • El círculo de la Salud
  • AlerHTA

En lo referente a las distintas apps de salud, continuamente están saliendo aplicaciones nuevas.

Recientemente ha salido una nueva app que permite realizar un electrocardiograma de bolsillo.

La utilidad de dicha app la puedes conocer en el siguiente vídeo:

 

¿Cómo bajar las cifras de tensión alta?

Como ocurre con la mayoría de las patologías crónicas, el tratamiento incluye farmacoterapia (medicamentos) y medidas no farmacológicas (tienen que ver con el estilo de vida).

Farmacoterapia 

En lo referente al tratamiento farmacológico, existen diferentes medicamentos que actuando por diversos mecanismos permiten el control de la tensión.

En algunos casos, para controlar las cifras de tensión arterial se requiere el empleo de 2 o más fármacos que actúan por distintos mecanismos.

Ni que decir tiene, que tales fármacos deben ser recetados por el médico, y el paciente no puede tomarlos o dejarlos a su libre albedrío, aún cuando ya tenga sus cifras tensionales bien.

medicamentos para la tension

Aunque la hipertensión no da síntomas, como ya has leído anteriormente, es básico que el enfermo siga tomándose la medicación, pues es ese control de los valores de tensión, el que permite evitar las diferentes complicaciones que acabamos de citar.

Medidas no farmacológicas 

Cuando viste los desencadenantes capaces de generar hipertensión, te comenté que muchos tienen que ver con la alimentación, el ejercicio, …, en definitiva, el estilo de vida.

hipertension-lucha

Antes de acabar este apartado, quisiera hacer una puntualización en cuanto a las recomendaciones nutricionales para pacientes hipertensos:

  • Alimentos de consumo habitual: verduras, hortalizas, legumbres, frutas y vegetales en general; pescados, huevos, leche, cuajada, yogur; agua, infusiones y caldos; aceite de oliva, girasol, maíz.

 

  • Alimentos desaconsejados: conservar, platos precocinados, ahumados, salazones, fiambres y embutidos, salsas comerciales, cubitos de caldo, dulces y repostería.

Las carnes blancas pueden tomarse; las rojas, si se consumen debieran tener los menos restos de grasa posibles.

Cocinar sin sal y evitar el salero en la mesa.

Hay que tener en cuenta varios puntos fundamentales en la alimentación de estas personas:

  • Elegir aquellas formas de cocinado que aporten menos calorías a los alimentos; evitar frituras, rebozados, …, pues en su mayoría el hipertenso suele tener un problema de obesidad, y lo que interesa es que pierda peso.

 

  • Esta misma razón es la que justifica evitar dulces, repostería, bebidas azucaradas, frutas confitadas y almíbares en general.

 

  • El alcohol es un alimento totalmente desaconsejado.

 

  • Los alimentos ricos en grasas saturadas y ricos en sal, tipo embutidos, fiambres y similares, también se desaconsejan. Hay que evitar el aporte de grasas saturadas y grasas trans, pues en muchos casos la hipertensión suele asociarse a hipercolesterolemia (elevados niveles de colesterol en sangre).

En general se recomienda que el paciente lleve una dieta sana, sin sal, con un reducido aporte de grasas y azúcares.

La idea es reducir el aporte de sal y de calorías, para que se consiga una pérdida de peso, que en bastantes casos ayuda a controlar las cifras de presión arterial.

A modo de resumen, te aconsejo que veas un vídeo elaborado por la Fundación Española del Corazón que resume las ideas básicas sobre los cambios en el estilo de vida, que te van a ayudar a controlar y/o prevenir la HTA.

 

Sal, diuréticos y tensión arterial

Supongo que estarás harto de oír que si tienes la tensión alta, no puedes tomar sal y, encima, el médico te ha mandado un medicamento, en concreto un diurético, que te hace estar todo el día orinando.

Entiendo que es probable que estés ya hasta el mismísimo gorro, pero todo tiene una explicación:

  • La sal, y más concretamente  el sodio presente en ella, favorece la retención de líquido, lo que se traduce en un mayor volumen de sangre circulando.
  • Los diuréticos, lo que hacen es favorecer la eliminación de líquido, lo cual se traduce en un menor volumen de sangre circulante y, por lo tanto, las cifras tensionales bajan.

Todo viene a resumirse en que si por una tubería circulan, por ejemplo, 5 litros de agua por minuto, ese volumen de agua ejerce una fuerza sobre las paredes de la citada tubería.

Si en lugar de 5 litros de agua, circulasen 3 litros por minuto, la fuerza que ejercería esa cantidad de agua sobre la pared de la tubería, sería menor.

En este ejemplo, el sodio aumenta la cantidad de líquido-sangre circulante y eleva la presión arterial.

Por el contrario, el diurético favorece la eliminación de líquido a través de la orina, lo que supone menor cantidad de líquido-sangre circulante y disminuye la tensión arterial.

Sencillo, ¿verdad?.

 

Hipertensión y embarazo

En lo que respecta a la hipertensión y el embarazo, pueden darse varias situaciones, pero en todas ellas es fundamental que la embarazada acuda a todas las citas de revisión correspondientes y siga las instrucciones del médico.

En este caso, puede ocurrir que la situación se resuelva sin problemas siguiendo las estrictas recomendaciones del médico, o por el contrario, la situación puede agravarse, hasta convertirse en una auténtica urgencia vital que pone en serio peligro la vida de la madre y del niño.

A grandes rasgos, pueden darse varias situaciones:

  • Mujer con hipertensión previa al embarazo, y que fruto de la falta de sintomatología propia de esta situación, la elevación de la presión sanguínea es detectada durante la gestación. Es lo que se denomina hipertensión crónica.
  • Mujer con hipertensión que aparece después de las 20 semanas de embarazo y por lo general se resuelve a las 12 semanas del parto. Es lo que se denomina hipertensión gestacional.
  • En otros casos, la hipertensión se detecta tras las 20 semanas de embarazo, pero también se acompaña de proteinuria, lo que equivale a presencia de proteínas en orina (esta situación indica que se está produciendo ya un daño en el riñón materno). Es lo que se denomina preeclampsia.
  • Dentro de la preeclampsia hay varios estadíos de gravedad; en la situación de mayor gravedad, existe el riesgo de aparición de convulsiones, que ya ponen en peligro la vida de la madre y del niño; es la eclampsia.

Dependiendo de la cada situación, la actuación será una u otra, considerando la gravedad para la madre, la edad gestacional del niño y las posibilidades de supervivencia de ambos.

En el siguiente vídeo, se explican claramente las distintas características de cada situación y la pauta de actuación más indicada.

 

Mitos y falsas creencias

La hipertensión, al igual que otras patologías bastante comunes, está rodeada de gran cantidad de información; ya sabes: me dijo el médico, me comentó mi vecina, lo oí en la tele.

Que si el café es malo para la hipertensión, que no puedes tomar alcohol, que lo tuyo es nervioso. En definitiva, un sinfín de bulos.

Bien pues para aclarar esas medias verdades, cuando no, auténticos bulos, he recurrido a un esquema hecho por Farmaadicta, (sobrenombre en la red de la farmacéutica Paula Ferández Ribal,  elaborado a su vez a partir del artículo “Verdades y mentiras de algunas creencias sobre la hipertensión“, artículo escrito por la farmacéutica Mª Jose Cachafeiro, más conocida como La Botica de Teté (un blog también muy recomendable).

Aquí te dejo el esquema, espero que te ayude a clarificar ideas y olvidar determinados mitos.

mitos-hta

 

 

Respecto a ti, que me lees habitualmente, ya sabes: si te ha gustado, comparte en las redes sociales y deja tu comentario.

 

 

 

¡Imprime el post para tenerlo siempre a mano y compártelo en redes!
Share on print
Guardar en Pdf
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
cosas-debes-saber-sobre-salud-infancia-ancianidad

¿Vas a seguir negándote una vida más saludable para ti y tu familia?

Únete a la comunidad, rellenando el siguiente formulario, y recibe, directamente en tu correo, consejos sanitarios fáciles y accionables para mejorar tu salud. Además, accederás gratis al ebook, “5 cosas sobre tu salud que debes saber”.

Responsable: Miwebdesalud.com te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Adela-Emilia Gómez Ayala como responsable de la web. Finalidad: gestionar la lista de suscriptores, enviar boletines, promociones y ofertas especiales Legitimación: Consentimiento del interesado Destinatarios: El envío de contenidos a los usuarios está gestionado por Benchmark (https://www.benchmarkemail.com/es/) con sede corporativa situada en EEUU y acogida al acuerdo EU-US Privacy Shield, cumpliendo con los preceptos del Reglamento Europeo de Protección de datos en materia de privacidad y seguridad. Derechos: puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión en info@miwebdesalud.com, así como también puedes presentar una reclamación ante la autoridad de control.

Adela Emilia Gómez Ayala. Farmaceutica

Adela Emilia Gómez Ayala. Farmaceutica

"Farmacéutica, que haciendo uso de las nuevas tecnologías ofrece consejos de salud y atención personalizada, siempre bajo el lema "ayudando a mejorar tu calidad de vida a través de la web""

22 comentarios en “TENSIÓN ALTA ME HA DICHO EL MÉDICO, ¿AHORA QUÉ HAGO?”

    • Gracias Fabiola por tu comentario.

      Me alegro mucho de saber que el tema te resulta de utilidad, pues la HTA suele ser un tema un “tanto manido”, sobre lo que aparentemente no hay nada que decir, pero siempre es un estímulo saber que tus contenidos son de utilidad para otras personas. Mi más sincero agradecimiento.

      Un afectuoso saludo

      Responder
  1. Muy completo e interesante. Soy farmacéutica y soy consciente de lo poco que se lo toma la gente en serio debido a, como bien decías, no presenta síntomas molestos a el paciente.
    A ver si con artículos como el tuyo se van concienciando un poco mas…

    Responder
    • Gracias Marta por tu comentario.

      Me alegro de que el artículo sea de utilidad, pues realmente lo que pretendo es hacer educación sanitaria, ya que en el caso concreto de la hipertensión, como prácticamente no da síntomas, mucha gente ni siquiera se preocupa de tomarse la tensión; a veces, la persona sabe que sufre de tensión elevada cuando le da un infarto, un ictus o cualquiera de sus complicaciones.

      Un afectuoso saludo

      Responder
    • Gracias Cecilia por tu comentario.

      Sinceramente, cuando me propuse escribir este post, lo primero que pensé fue, bueno y qué puedo decir sobre la hipertensión cuando ya está todo dicho.

      Leer un comentario como el tuyo, me permite comprobar que ciertos temas que para los sanitarios están como “muy manidos” y que piensas que si escribes un post sobre el mismo, no va a tener aceptación, es todo un error, pues hay personas a quienes les interesa el tema, y este tipo de posts les permite hacerse una idea global de la importancia de ese problema de salud concreto, en este caso la tensión arterial elevada.

      Un afectuoso saludo

      Responder
  2. Guau Adela! Menudo post te has marcado. Qué de información útil. He aprendido mucho sobre la tensión arterial.
    Si me tengo que quedar con algo es con lo de las mediciones repetidas y a la misma hora. Hace un par de meses fui al médico y me dijo que tenía la tensión alta y que me la controlara durante un mes, más o menos. Por suerte, las demás mediciones fueron correstas y estaba dentro de lo normal.
    Otro consejo que me atrevo a dar, desde la ignorancia, es revisar los prospectos de cualquier medicamento que estemos tomando, algunos pueden provocar una subida de la tensión arterial y no lo sabemos.
    Un saludo!

    Responder
    • Gracias Carmen por tu comentario.

      Como siempre digo, para mí es una satisfacción que mis artículos sirvan de ayuda a quienes los leen.

      Como tú comentas, la tensión hay que tomarla en unas condiciones concretas para que su valor tenga validez; si te tomas la tensión después de pegarte una carrera, te saldrá altísima; en cambio si la medida la realizas recién levantada y en ayunas, el valor será mucho más bajo.

      Respecto a los prospectos de los medicamentos, es importante leerlos, pero SIN OBSESIONARSE, y estar todo el día observándose para ver si aparece ese efecto (sean nauseas, estreñimiento, dolor de cabeza, …); es cierto que hay fármacos que pueden subir la tensión y en una persona hipertensa, estarían contraindicados, pero mucho ojo con las obsesiones.

      Un afectuoso saludo

      Responder
    • Gracias Ana, por tu comentario.

      Todo en esta vida tiene trabajo; si tú quieres ofrecer un buen servicio o producto, tienes que trabajártelo, si pretendes vivir de eso.

      Dicho esto, no sabes la satisfacción tan enorme que para mí supone que alguien me diga, que mi blog se ha convertido en un referente de salud.

      Muchísimas gracias y un afectuoso saludo

      Responder
  3. Hola Adela Emilia,

    La verdad que me he sentido muy identificada, y a la vez culpable, de lo que decías al principio de esas personas que evitan ir al doctor a hacerse las revisiones pertinentes. Como bien dices, siempre es mejor conocer la verdad y detectar a tiempo cualquier posible contratiempo, que enterarnos cuando es demasiado tarde.

    Gracias por tus consejos, siempre tan profesionales para que nos cuidemos más y nos queramos mejor.

    Un saludo enorme.

    Responder
    • Gracias Conchi por tu comentario.

      Realmente, las patologías cardiovasculares como el colesterol elevado o la tensión alta, rara vez dan síntomas. Desgraciadamente algunos se enteran de que tenían este problema cuando sufren un ictus, un infarto, una insuficiencia renal. En algunos casos, por ejemplo en caso de infarto, esto te puede provocar la muerte. En otros como el ictus o la insuficiencia renal, te puede dejar diferentes secuelas, que evidentemente van a disminuir tu calidad de vida.

      Es conveniente siempre hacerse una revisión anual, por ejemplo una analítica, tomarse la tensión, aunque no se tenga ningún síntoma, ni ninguna molestia de nada.

      Evidentemente si tienes antecedentes familiares de hipertensión o hipercolesterolemia, es de “tontos”, no ir al médico y controlarse.

      Pero luego también están las personas con problemas de hipocondría, el caso opuesto, eso tampoco es conveniente, ni saludable.

      Un afectuoso saludo

      Responder
  4. Me parece un explicación muy completa e interesante! más aún cuando no sabía sobre la tensión alta muy a fondo. Es una información super útil tanto para el que sufra de ello o para el que solo quiere saber información extra y poder identificarlo.

    Un saludo grande

    Responder
    • Gracias Giovanna por tu comentario.

      Sinceramente cuando escribí el artículo no estaba muy convencida de su utilidad, pues desde mi punto de vista, la hipertensión es un tema muy trillado, donde hay pocas novedades que aportar.

      Sin embargo, en los diferentes comentarios que he ido recibiendo, he comprobado que no siempre la población tiene el nivel de información que nosotros suponemos, y por lo tanto, un post donde se recopilen los puntos más destacados del tema, nunca viene mal.

      Me alegro de que te resulte un contenido útil; es lo que pretendo siempre, aportar contenidos que sean útiles para la población en general, bien porque se trate de una patología que padezcan o porque quieran saber más sobre un tema concreto, por supuesto siempre desde la rigurosidad y la información contrastada.

      Un afectuoso saludo

      Responder
  5. Te felicito por este post tan educativo y de fácil lectura.
    Nunca me había detenido en investigar sobre este tema y al leer este post me he dado cuenta de la importancia de aprender a cuidarnos. Me ha parecido sorprendente las causas de la tensión alta, mi madre padece de tensión alta después de un embarazo y la pobre lo pasa fatal.
    Saludos.

    Responder
    • Gracias Alexandra por tu comentario.

      La verdad es que la tensión alta, por eser una de esas patologías que están en boca de todo el mundo a diario, muchos no son conscientes de la importancia que tiene. Además, unido al hecho de que rara vez da síntomas, pues esto es otro tanto más para que no se le preste atención. Por desgracia, cuando se le viene a prestar atención, en muchos casos, ya es tarde.

      En efecto, con el embarazo, también asociarse la hipertensión, y de hecho, un embarazo que se acompañe de tensión alta, va a ser un embarazo más problemático para la madre y para el niño; fruto de esa tensión alta cuando llega el momento del parto, si no hay forma de controlar la tensión hasta valores normales, la solución siguiente es la cesárea para evitar males mayores.

      En cualquier caso, la tensión arterial hay que controlarla a cualquier edad, incluso en niños (si se ve que el crío anda un “pelín” sobrado de kilos, se infla de bollería y es aficionado a buenos ratos de sofá jugando con la consola); a partir de los 35-40 años, si se tienen antecedentes familiares de tensión alta, sería bueno controlarse una vez al año.

      Pero igual que digo esto, también me refiero a la situación opuesta, y es no esté todos los días pegado al tensiómetro, porque también acabará teniendo tensión alta (se obsesionará, se pondrá nervioso y le subirá la tensión).

      Por lo tanto, controlémonos cuando sea necesario, evitemos las obsesiones, intentemos llevar una vida sana y, si ya nos han mandado medicación para bajar la tensión, hagamos el favor de tomarnos dicha medicación.

      Un afectuoso saludo

      Responder
  6. Interesante articulo, mi madre ha venido con la presión alta desde antes de los 40, y es muy cierto eso que indicas sobre los mitos de la presión alta, la verdad si es de mucho cuidado, hacen días mi padre no lo pudieron operar porque se le subió la presión y ademas tiene sobre peso. gracias por tan valiosa información. @Madrenovata

    Responder
    • Gracias por tu comentario.

      Es cierto que la tensión arterial, cuando está alta, como no suele dar síntomas, muchas veces no se le presta la atención que merece, y cuando ante una cirugía o ante cualquier revisión médica de rutina, se descubre que la presión arterial está alta, es cuando ya “viene el problema”.

      A partir de ciertas edades, y máxime si se tienen antecedentes familiares, conviene tomarse la tensión periódicamente, tampoco sin obsesionarse, pero lo que está claro es que no controlarse nunca las cifras de tensión y dejarlas a su libre de albedrío, en no pocos casos, se asocia a sorpresas, por cierto nada agradables.

      Celebro que te gusten los contenidos de mi blog.

      Un cordial saludo

      Responder
    • Gracias Carmen por tu comentario.

      Celebro que te haya gustado mi artículo; el tema de los mitos, siempre conviene aclararlo, pues hay muchas creencias que se transmiten casi que de generación en generación, pero que no tienen ninguna base científica, y por lo tanto, lo mejor cuando es posible, es dejar las cosas claras, corroborar aquellas ideas que tienen justificación y aquellas otras que no la tienen, decirlo claramente.

      Un cordial saludo

      Responder

Deja un comentario

Miwebdesalud.com te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Adela-Emilia Gómez Ayala como responsable de la web.

Finalidad: gestionar los comentarios que realices en el blog.

Legitimación: consentimiento del interesado.

Destinatarios: SiteGround (proveedor de hosting) dentro de la unión europea. (Política de privacidad de SiteGround)

Derechos: puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión en info@miwebdesalud.com, así como también puedes presentar una reclamación ante la autoridad de control.

Puedes consultar la información sobre Protección de Datos de mi web y mi política de privacidad.

¿Vas a seguir negándote una vida más saludable para ti y tu familia?

Únete a la comunidad, rellenando el siguiente formulario, y recibe, directamente en tu correo, consejos sanitarios fáciles y accionables para mejorar tu salud. Además, accederás gratis al ebook, “5 cosas sobre tu salud que debes saber”.

Responsable: Miwebdesalud.com te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Adela-Emilia Gómez Ayala como responsable de la web. Finalidad: gestionar la lista de suscriptores, enviar boletines, promociones y ofertas especiales Legitimación: Consentimiento del interesado Destinatarios: El envío de contenidos a los usuarios está gestionado por Benchmark (https://www.benchmarkemail.com/es/) con sede corporativa situada en EEUU y acogida al acuerdo EU-US Privacy Shield, cumpliendo con los preceptos del Reglamento Europeo de Protección de datos en materia de privacidad y seguridad. Derechos: puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión en info@miwebdesalud.com, así como también puedes presentar una reclamación ante la autoridad de control.